lunes, 20 de abril de 2015

Sobre la educación, el sufrimiento y la voluntad de ayudar

Uno de los principales problemas que nos encontramos cuando queremos ayudar a alguien que sufre y pide ayuda, es marcar un límite de hasta donde estamos dispuestos a implicarnos. La respuesta a esta pregunta la obtendremos, según la mayoría de libros de heteroayuda, en base al nivel de empatía que tengamos cada uno, pero en realidad, según mi modesta opinión, la respuesta la obtendremos de saber separar las conductas de las intenciones.
Las intenciones son propias de cada persona y nos es muy difícil tener acceso a ellas, por lo que lo máximo que podemos hacer es suponer que lo sabemos, y la suposición la haremos en base a las conductas que cada cual tenga. En función de como nos comportamos los demás infieren intenciones para poder guiar su propia conducta. Sencillo, ¿no?
Y creo que lo podemos simplificar un poco más si cabe ya que hay un factor más a tener en cuenta que es muy clarificador: la educación.
La educación la recibimos todos, es cierto que hay diferencias cualitativas en la calidad de la educación que cada uno recibe, pero podríamos decir que hay una base común: el respeto.
Por tanto, una forma de efectiva de ayudar a alguien que está sufriendo es desde el respeto, sin ser intrusivos, y de la misma manera, la forma más adecuada de recibir ayuda es también desde el respeto, aceptando aquella ayuda que te pueden ofrecer, sin ser intrusivo ni exigente en la demanda, y desde luego, sin poner condiciones.


¿Sin poner condiciones? Claro, que alguien te pueda y te quiera ayudar no quiere decir que lo vaya a hacer de la manera en que tú desees. Cuando uno pide ayuda asume que no puede salir de la situación en la que se encuentra por sí solo, asume su incapacidad para solucionar el problema y cuando uno es incapaz en algo resulta demasiado incongruente que marque condiciones.
Por tanto, cuando alguien te pide ayuda (hay que diferenciar si pide o exige) tenemos que decidir cómo le podemos ayudar, y luego buscar la manera de implementarlo con la persona que pide. Si se puede hacer, felicidad para todos. Si no se puede, deberemos revisar dónde puede estar el error, si en nuestra actitud (lo cual nos descarta como ayudantes), en nuestra estrategia (lo cual nos señala que hemos de aprender) o en la persona penitente (lo cual le descarta como tal).
En resumen, y para que quede claro, podemos ayudar a las personas que sufren, piden ayuda y son educados. Los demás, o no sufren, o no piden o no saben pedir. Y en estos casos no pueden ser ayudados.

domingo, 12 de abril de 2015

Alguien que no te deje

- En tu situación actual el principal riesgo es que acabes obsesionándote. Ya han pasado unas cuantas semanas y sería conveniente que comenzaras a mirar para adelante si no quieres tropezar y complicarte mucho la vida...
- Lo sé, pero mi problema es que no consigo entender por qué me ha dejado, ¡y más por alguien así!
- ¿Así cómo?
- Queda muy mal que lo diga, pero es que es mucho menos que yo a todos los niveles. Sigo teniendo alguna relación con su familia y algunos amigos y tampoco lo entienden, ¡dicen lo mismo que yo!
- Obviamente está nueva persona le da algo que tú o no lo podías o no querías darle. Eso debe valer mucho más para tu ex que todas tus virtudes juntas.
- Conozco a esa persona, la conozco bastante bien, y te puedo asegurar que no sé ver qué virtud o virtudes pueden ser esas...
- Eso seguramente te ocurre porque para ti no son virtudes, pero seguro que para tu ex sí.
- No me estás ayudando mucho...
- Bueno... tal vez es que estás centrando el foco de atención en la persona equivocada. Tal vez no conoces tan bien como crees a tu ex, tendrás que analizarla para entender qué le puede haber gustado de esta persona de tan pocas cualidades.
- No sé...
- Por lo que me dijiste, tu ex es una persona insegura, aunque se esfuerce en demostrar todo lo contrario en todo momento, y eso puede resultar muy paradójico teniendo en cuenta todos los éxitos que ha tenido en su vida.
- Sí.
- Y me dijiste que las cosas se empezaron a torcer entre vosotros a raíz de tu éxito profesional.
- Sí, parecía no gustarle y empezó a controlarme en todo momento, mostrando unos celos que no había habido antes en nuestra relación.
- ¿Por qué crees que ocurrió eso?
- Tú lo has dicho, inseguridad.
- ¿Eso quiere decir que tenía miedo a perderte?
- ¿Y por eso me deja por otra persona? No tiene sentido.
- Depende de lo que busque en esa persona. Tal vez la principal cualidad que destaca a ojos de tu ex es que está persona esté encandilada de su nueva pareja, de que haya tenido la sensación de que le ha tocado la lotería con el hecho de que se haya fijado en ella. Supongo que a ojos de tu ex esta es una persona que difícilmente le vaya a dejar, y eso hace su día a día más fácil.
- ¿Pero yo no deseaba dejarle? ¿Qué sentido tiene?
- Que no lo deseases ahora no quiere decir que no lo pudieses desear en el futuro. Recuerda que quien teme sufrir ya sufre el temor.
- Pero si tu teoría fuese cierta, he estado conviviendo con una persona mucho más mediocre de lo que jamás llegué a pensar.
- Cada uno busca la seguridad que cree necesitar...


lunes, 30 de marzo de 2015

Lo que te pierdes por el Efecto Túnel

El efecto túnel puede ser muy útil en determinados momentos de nuestra vida, siempre puntuales, porque ayudan a focalizar nuestra atención y canalizar la energía de manera eficiente para conseguir aquello que nos proponemos/necesitamos, pero como estrategia recurrente siempre conlleva la perdida de oportunidades y un efecto bucle perverso que no permite que salgamos del sufrimiento. Si os parece podemos ver un par de ejemplos:

1.- Permitidme que os presente a Roberto. Él es una persona tranquila, que evita los conflictos encerrándose en su pequeña ferretería para evitar las decepciones que inundan el mundo, pero claro, quien desea evitar decepciones no está capacitado para percibir ni disfrutar de las ilusiones:

video
Un Cuento Chino (Sebastian Borensztein, 2011)


El enfado es como un torrente de energía que hemos de canalizar repentinamente. Si además tenemos en cuenta que no hemos recibido información de cómo hacerlo, el resultado suele ser este, focalizamos nuestra rabia hacia fuera, hacia un punto determinado y anulamos el resto de nuestro campo de visión, perdiéndonos todo lo que hay en él, tanto peligroso como bueno.

Si como público parcial que somos pudiésemos llamar la atención de Roberto, le diríamos que no pierda el tiempo con un estúpido que le envía tornillos de menos, porque ganar esa batalla no le va a producir ninguna ventaja significativa, que se gire, que esa mujer ha venido a verle a él, que algo desea, que se arriesgue... pero no lo hace y no parece que desee hacerlo, porque el efecto túnel le impide ver más allá de su propio miedo, y así se condena a seguir sufriendo porque no aprende nunca nada nuevo ni logra victorias significativas, pero sobre todo, pierde importantes ocasiones en su vida.

2.- Permitidme que ahora os presente a Franklyn, él se define a sí mismo como un neurótico, vamos, una persona que está más centrada en los procesos internos de su mente y de su cuerpo que en su relación con el exterior, o en otras palabras, está muerto de miedo. Un detalle importante es que está haciendo psicoterapia, y su terapeuta es Hannibal Lecter (y Franklyn no sabe lo que puede llegar a hacer su terapeuta):

video
Hannibal (NBC, 2013 - )

Podemos ver que Franklyn tiene otra manera de canalizar la atención, la canaliza hacia adentro. Él es consciente de sus propias limitaciones y sólo se abre un poco al exterior para darse cuenta de lo mal que lo hace todo, de la mala suerte que tiene o de inepto que es. Pero si le pudiésemos decir que el león sí que está en la habitación y que él es afortunado porque ha tentado al mismo y ha sobrevivido, ¿no se sentiría afortunado? ¿No vería la vida con menos miedo? ¿No creería que posee alguna capacidad si ha podido sobrevivir a un encuentro al que muchos no hacen?

Pero claro, no le podemos avisar, y de alguna manera sabemos que si sigue tentando la suerte sin saberlo es posible que no tenga demasiado tiempo para seguir sufriendo su vida...