sábado, 22 de septiembre de 2007

Cuento del martillo




LA HISTORIA DEL MARTILLO

Un hombre desea colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta un martillo. Su vecino tiene uno. Así pues, nuestro hombre decide pedir a su vecino que le preste su martillo. Pero le asalta una duda: ¿Qué? "¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizás tenía prisa. Pero quizás la prisa no era más que un pretexto, y realmente abriga algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le he hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiera prestada alguna de mis herramientas, yo se la dejaría sin dudarlo. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede negarse uno a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como este le amargan a uno la vida. Y luego, todavía se imaginará que dependo de él. Y sólo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo" Así, nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, a duras penas espera que se abra la puerta y, antes de que el vecino tenga tan sólo tiempo de decir "Buenos días", nuestro hombre le espeta furioso: "¡Quédese usted con su martillo, so penco!"

Paul Watzalawick
El arte de amagarse la vida
En ocasiones un análisis apresurado de la situación "conflictiva" a la que nos enfrentamos basada en prejuicios (paquetes de información preasumida que damos por cierta y no cuestionamos por economía mental, "pre - juicios") nos lleva a nuevas situaciones conflictivas, complicando aún más nuestra realidad.

1 comentario:

  1. JE JE JE !!!! muy bueno !!! me he reido mucho !!!

    miguel angel por lo de el prejuicio.... hoy paso !
    un consejo jamas colgar un cuadro con un clavo ... mejor taco y acayata

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.