martes, 23 de octubre de 2007

Pozo de Ranas

En un pozo profundo vivía una colonia de ranas. Tenían sus costumbres, encontraban su alimento, y croaban a gusto haciendo resonar las paredes del pozo en toda su profundidad. Estaban protegidas por su mismo aislamiento, viviendo en paz, y sólo tenían que tener cuidado con el cubo que, de vez en cuando, alguien echaba desde arriba para poder sacar agua del pozo. Daban la alarma en cuanto oían el ruido de la polea, sumergiéndose bajo el agua y apretándose contra la pared. Allí esperaban, conteniendo la respiración hasta que el cubo lleno era izado y pasaba el peligro.

Pero a una rana joven se le ocurrió ver en el cubo una oportunidad y no un peligro. Allá arriba se veía algo así como una claraboya abierta, que cambiaba de aspecto según fuera de día o de noche, en la que aparecían sombras y luces, formas y colores que le hacían presentir que allí fuera había algo digno de conocerse. Y, sobre todo, estaba el rostro con trenzas de aquella figura bella y fugaz que aparecía por un momento sobre el brocal del pozo al arrojar el cubo y recobrarlo todos los días en su cita sagrada y temida. Había que conocer aquello.


La joven rana habló de salir del pozo, pero todas las demás se le echaron encima:

- Eso nunca se ha hecho. Será la destrucción de nuestra raza. El cielo nos castigará. Te perderás para siempre. Nosotras hemos sido hechas para estar aquí y aquí es donde nos va bien. Fuera del pozo no hay más que destrucción absoluta. Que nadie se atreva a violar las sagradas leyes de nuestros antepasados. ¿Es que una rana jovenzuela puede saber más que ellos?

La joven rana espero pacientemente la siguiente bajada del cubo. Colocándose estrategicamente, dio un salto en el momento en que el cubo comenzaba a ser izado y entró en él, ante el asombro y horror de toda la comunidad batracia.

El consejo de ancianos excomulgó a la rana prófuga y prohibió que se volviera a hablar de ella. Sobre todo había que salvaguardar la seguridad del pozo y de quienes moraban en él.

Pasaron los meses sin hablar de ella y sin que nadie la olvidara. Un buen día se oyó un croar familiar en el brocal del pozo. Las ranas, curiosas, vieron recortada contra el cielo la figura de la rana aventurera. A su lado apareció la figura de otra rana y a su alrededor se agruparon siete pequeños renacuajos. Todas miraban sin atreverse a decir nada, cuando la rana habló:

- Aquí arriba se está maravillosamente. Hay agua que se mueve, no como allá abajo donde vivís, y unas fibras verdes y suaves que salen del suelo, entre las que da gusto moverse y donde hay multitud de bichos sabrosos y variados. Cada día se puede comer algo diferente. También hay ranas de muchos tipos distintos y son muy buenas. Yo me he casado con esta que está a mi lado. Tenemos siete hijos y somos muy felices. Aquí hay sitio para todas, porque esto es muy grande y nunca se acaba de ver lo que hay allá a lo lejos.

Desde abajo las fuerzas del orden advirtieron a la rana que si bajaba sería ejecutada por alta traición. Ella dijo, sorprendida, que no pensaba bajar, y que les deseaba que lo pasaran bien. Luego se marchó con su compañera y los siete renacuajos.

Abajo en el pozo hubo mucho revuelo después de esta visita. Algunas ranas quisieron comentar esta propuesta, pero las autoridades las acallaron enseguida, y la vida volvió a la normalidad de siempre, en el fondo del pozo.

Al día siguiente, por la mañana, la niña de las trenzas rubias se quedó asombrada cuando, al sacar el cubo con agua del pozo, vió que estaba lleno de ranas.

4 comentarios:

  1. Gustavo el reportero24 de octubre de 2007, 13:05

    Ya salieron otra vez las ranas!!! pero qué fijación con dicho animalito! y me pregunto ¿por qué hay tantas fábulas sobre este bicho? (lo sé, me pregunto cosas muy sesudas)

    A todo esto, me quedo con la frase "(...)Pasaron los meses sin hablar de ella y sin que nadie la olvidara". Parece poco transcente, ¿eh? ¡pues de eso na, amiguitos! ¿De cuantas cosas omitimos hablar para no evidenciar que existen? ¿cuántas parejas evitan afrontar sus dificultades y hacen como si nada ocurriera? ¿Acaso el disimulo nos hace más inmunes al dolor o quizás, más infelices? (vamos, que si yo me corto, me sale sangre, lo mire por donde lo mire. Y mejor si me lo curo que si me desangro, ¿no?)

    ¡Pues eso! Hacer como que todo está bien, lejos de solucionar algo o de mitigar el dolor, lo acentúa y multiplica. La magia no existe, o como dice un amigo mío "los milagros a Lourdes". De modo que los que somos de poca fe, más nos vale ir por otros derroteros, arremangarnos y ver qué se puede hacer...

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué no se enseñan estas cosas en el colegio? Los jóvenes no deberían esperar a estudiar filosofía (¿se da de eso, todavía?) para conocer las fábulas sobre el afán instintivo que tenemos de conocer aquello diferente a lo que nos viene impuesto "porque sí".

    Me alegra saber que mitos como el de la caverna de Platón o el de la búsqueda del fuego por parte de Prometeo siguen vivos gracias a sencillas fábulas como ésta.

    La sociedad de masas vive encerrada en muchos pozos: el consumismo, la televisión, lo políticamente correcto... Y evidentemente, la masa condena al destierro social al individuo que pretende, como la rana, dar el salto y ver más allá.

    ResponderEliminar
  3. Brillantes comentarios!!!

    Me encanta ver que aún se puede aportar más a un cuento que de por sí resulta muy interesante. Gracias por vuestras aportaciones y vuestras visiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Negar la realidad es una de nuestras "mejores" armas para aferrarnos a una realidad incorrecta... Algunas personas (gracias a Dios no todas) prefieren vivir así que no ser valientes y ponerse las pilas.
    De todas formas nos guste o no todo termina rebotándonos de alguna forma...

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.