domingo, 22 de febrero de 2009

El efecto "French Kiss"

Las relaciones de pareja tienen un principio y tienen un final. Lo que ocurre en medio es como el ajedrez, una posibilidad infinita de movimientos que hace que cada relación sea única. Pero, al igual que en ajedrez hay una serie de movimientos estándar que forman parte del juego y tienen su propia idiosincrasia. Uno de los que llama más la atención es el de "El Renacimiento".
Contextualicemos. Una pareja se conoce, se enamora (aunque hay algunas que no, pero eso es otra historia) y en la vivencia de la relación comienzan a perderse en un mar de prejuicios y expectativas, que hacen que la pareja se ancle entorno a un conflicto irresoluble, en el cual cada uno renuncia a ser importante para sí mismo y llega el hastío.
Hay parejas que se quedan en este punto, envejecen soportándose y punto. Pero hay otras, la mayoría, que no, y entran en crisis.
Pero las crisis son muy variadas en su forma, las más sanas son aquellas que se inician de forma conjunta y con interés de salvar o finiquitar la relación, pero hay un montón de ellas que se inician por interés egoísta, para dejar al otro/a en una huida del tipo "ahí te pudras".
El abandonado tiene dos opciones, o vegetar esperando que el otro/a vuelva (esto implica pensar la vida, no vivirla), o intentar reencontrarse y volver a vivir.
Aquellas y aquellos que lo consiguen se sienten muy bien, renacidos, con una nueva perspectiva de la vida después de haber atravesado el desierto de la angustia y haber reencontrado la alegría de vivir. Evidentemente esto suele conllevar una nueva relación de pareja que se vive en toda su intensidad.
A todo esto el abandonador/a no suele encontrarse a gusto (tal vez porque no sabía lo que buscaba) y al ver el cambio de su ex se apremia a intentar volver a iniciar la relación, puesto que ve aquella luz que una vez le enamoró, pero ahora él/ella ya no brillan, por lo que lo más probable es que se convierta en una especie de parásito que vuelva a hundir al "brillante".
Una de las películas que mejor explica este fenómeno es French Kiss, comedia de Lawrance Kasdan, donde Meg Ryan viaja a Francia para que su ex vuelva con ella pero se acaba descubriendo a ella misma y empieza a tomar decisiones sobre su vida. El mejor momento es cuando ella está a punto de reiniciar la relación con su ex y de cómo se da cuenta de algunas cosas. A veces las comedias, sobre todo las de Kasdan, esconden tesoros que no todos pueden disfrutar, ni entender.

3 comentarios:

  1. Creo que, en algunos casos, las crisis de pareja se podrian comparar con las crisis economicas: a veces son necesarias (para descubrirse a si mismos y/o a la pareja), reactivan la creatividad, aprendes a vivir con menos (sin él/ella)..y valoras mas lo que tenías (pero en este caso, no siempre estás a tiempo de recuperarlo).

    PD. No he visto la película,

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la peli y muy claro el concepto, gracias!

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia, cuando estas en estas situaciones, tu afán por reencontrarte y volver a vivir solo es por el deseo de que a tu pareja o ex-pareja le suceda el efecto "French Kiss".
    Muchas veces no sucede, y cuando sucede, esa persona solo vuelve cuando de verdad has aceptado que no volverá, y cuando ya de verdad si que te has reencontrado y has vuelto a vivir... Quizás el mejor momento para que vuelva? Tal vez solo así serás capaz de ser objetivo y de enfrentarte de nuevo a tu pasado, a una etapa importante de tu vida...


    Quien sabe lo que quiere, encuentra lo que necesita*

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.