jueves, 15 de noviembre de 2007

El cuento número trece


Todavía no he acabado de leer este libro, por lo que no sé si el final será acorde al planteamiento argumental, que me parece muy bueno, pero os lo recomiendo por un par de ideas. La primera por la importancia que da a la reconstrucción vital, y sobre todo a la historia previa a nuestro nacimiento, a los pequeños detalles y la importancia de nuestras "no decisiones".

Está plagado de frases interesantes y que invitan a la reflexión, y quisiera compartir una con vosotros:

"La separación de hermanos gemelos no es una separación cualquiera. Imagínate que sobrevives a un terremoto y al recuperar el conocimiento te encuentras ante un mundo irreconocible.El horizonte ha cambiado de lugar. El sol tiene otro color. Nada queda del terreno que conocías. Tú estás viva; pero estar viva no es lo mismo que vivir. No es extraño que los supervivientes de semejantes catástrofes suelan desear haber perecido con el resto de la gente"

4 comentarios:

  1. La verdad, con reflexiones de este tipo crei que la lectura ya ha valido la pena... es buenísima.
    Hay una gran diferencia ente ejecutar diariamente los pasos que debemos seguir (levantarmos, trabajar, comer, dormir...) que es estar vivo con VIVIR, verbo que no voy a definir porque cada uno debe buscarle su propio significado.
    En mi definición es mantener esas pequeñas cosas que me salvan la vida y disfrutar en algún momento de las galletas de Bavaria...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si, las galletas "glaseadas" de Babaria... y las Fender Stratocaster...

    ResponderEliminar
  3. Yo sí acabé el libro. He de decir que no me entusiasmó. La trama no me interesó nunca, aunque son muy rescatables algunos asuntos en torno a los que gira la obra, como por ejemplo: el nacimiento de uno mismo. ¿Qué circunstancias rodearon nuestro nacimiento? ¿Qué fue lo que llevó a nuestros padres a decidir tenernos? ¿Estaban en un momento vital dulce o por el contrario, pensaron que entre tanta infelicidad, nosotros pondríamos algo de esperanza? (craso error, claro).
    ¡Qué verdad es que gran parte de lo que somos ya estaba escrito antes de nacer!...Nuestra historia es también la historia de nuestros padres. Saber de ellos y de sus circunstancias, nos ayuda a entender lo que son y lo que somos.

    ResponderEliminar
  4. hola cuñao! yo estoy interesadisima en leer este libro, si usted fuera tan hamable de pasarmelo de una vez!!... se lo agradeceria de todo corazón.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.