jueves, 3 de enero de 2008

No eres tú

Volvamos al tema sobre el que más he escrito en el pasado año, la pareja. Para ello nos vamos a centrar en una personalidad "tipo toro", de las que embisten, y que cuando la situación la consideran estable, se transforman en un buey que tira con lo que sea para adelante. Esta persona hace esfuerzos y sacrificios, pone a su pareja en un pedestal dorado, que puede acabar transformándose en una almena con todos los lujos posibles. Pero, un día, la pareja no desea más esos lujos, y quiere explorar nuevas cosas ya que se siente prisionera (la pareja no ha de ser necesariamente una "personalidad torera"). Este deseo de cambio lo puede expresar de una manera más o menos acertada, genrando más o menos posibilidades a la crisis.
Desde luego, el "toro" se sentira traicionado, engañado, furioso, confundido, vacío, hundido, etc, toda una serie de emociones que le afectarán a su día a día y que le pueden llevar a tomar decisiones radicales, en las que no valore las consecuencias a medio ni largo plazo, posibilitando que la crisis se enquiste por conseguir "pequeñas victorias".
Evidentemente hay quien supera esta situación de una manera más constructiva, y un ejemplo excelente de ello es la película que recomiendo, No sos vos, soy yo. Tiene muchos diálogos interesantes, uno de ellos lo podéis ver clickando aquí.
Abrazos

Cartel promocional de la película "No sos vos soy yo" tomado de www.filmaffinity.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.