martes, 25 de marzo de 2008

¿Qué hacer si te toca la lotería?

Hoy han dado una noticia que puede provocar estado de estupefacción en algunos, a un tipo inglés le tocó la lotería hace casi dos años, más de un millón y medio de euros, y ha decidido volver a trabajar de camarero en la hamburguesería donde trabajaba. Podéis leer la noticia aquí.
Todos hemos fantaseado en alguna ocasión con las cosas que haríamos si nos tocase tanto dinero, pero, ¿y si con las pequeñas cosas que tenemos ya somos razonablemente felices?
Hace unos años leí una noticia que hacía referencia a un estudio que afirmaba que un elevado porcentaje de personas que habían sido premiadas (no recuerdo el porcentaje pero me pareció demasiado) acaban por desarrollar una depresión. La explicación vendría a ser que eran personas que tenían la creencia que el dinero les traería la felicidad y no se habían planteado los problemas que podía acarrear, de forma que cuando llegaban estos, o bien se arruinaban (parece ser que eran bastantes) o bien no se veían capaces de gestionarlo, esto conllevaba a la pérdida de la esperanza, y sin esperanza llegaba la depresión.
Muchos tildarán a este buen hombre de loco, tonto, insensato, etc, pero, debe ser placentero saber que haces las cosas porque quieres, no porque las necesitas o te ves obligado por las circunstancias.
No sé, a mi me gustaría tener una charla tranquila con este tipo...

2 comentarios:

  1. Hola Miguel Angel,
    el dinero bien gestionado no tiene por qué dar problemas. Si me tocara la lotería dejaría de trabajar donde estoy por las mañanas porque odio madrugar, pero seguiría trabajando dónde trabajo ahora por las tardes porque una persona necesita sentirse ocupada y útil.
    En ese sentido creo que ese inglés millonario hizo lo conveniente, si bien quizás también tenga problemas una vez esté allí y sus compañeros-amigos actuen distinto con él porque ahora tiene dinero. (En mi caso si fuera millonaria nadie se enteraría para poder ser "uno más" del equipo, sin diferencias).
    Lo bueno sería charlar con él también en el futuro, para ver si su decisión fue acertada y salió ganando entre los pros y los contras.

    ResponderEliminar
  2. Ojo, porque yo, preso también a veces de las ilusiones, he mantenido esta conversación en casa o con los compañeros del trabajo y, en muchas ocasiones, la gente acaba confundiendo "no trabajar" con "inactividad".

    Para mí, tener dinero de sobras significaría cambiar las rutinas que me imponen otros (trabajo diario) por otras que yo mismo me impondría (hobbies, lectura, viajes, actividades de apoyo a algún colectivo...). Los hobbies también se pueden plantear como pequeños retos (hoy tengo que leer tres capítulos más; cada día voy a retocar de color una foto de mi último viaje...)

    La lista de opciones quizá no sea infinita, pero sí más que suficiente para que, llegado el caso, nos planteáramos una existencia activa, pese a no tener "obligaciones" impuestas por cuenta ajena.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.