jueves, 20 de noviembre de 2008

Rabia


La rabia es una de las emociones básicas, tal vez una de las que identificamos más rápido y para la que posiblemente tenemos mayor número de adjetivos que describen en qué grado estamos rabiosos.
Su función es básicamente prepararnos para dar una respuesta conductual de defensa o ataque, según sea el caso, defendiendo nuestra integridad (física, emocional, moral, etc) o nuestros intereses (tanto familiares como económicos).
Es una emoción fácilmente reconocible, y parece que es una de las emociones que más problemas produce socialmente, ya que en ningún momento de nuestro proceso de socialización se nos enseña a canalizarla y modularla de una manera eficiente para conseguir una expresión eficaz y que no comporte problemas secundarios.
¿Y cuáles son estos problemas secundarios? Los podríamos dividir en dos grupos. En el primer grupo tendríamos aquellos relacionados con el exceso y en el otro los relacionados con el defecto. En el primer grupo tenemos a aquellas personas que utilizan esta emoción constantemente, de una manera secundaria, esto es, la expresión de la rabia es como respuesta a otra emoción sentida previamente. Así, tenemos personas que se muestran rabiosos/as por sentir miedo, por sentir culpa, por sentir vergüenza, etc. Podríamos decir que la rabia es la emoción con la que se sienten más cómodos. El problema es que no son conscientes de ello y no pueden entender la respuesta de los demás, entrando finalmente en espirales destructivas.
El segundo grupo es el de aquellas personas que no se sienten capaces de construir ninguna conducta basada en la rabia, de manera que la subliman de alguna manera que han aprendido y que les comporta mucho sufrimiento a medio y largo plazo. Generalmente las manifestaciones suelen ser psicosomáticas, como molestias del aparato digestivo (tragan mucho) de la musculatura y los huesos de la espalda (son pilares) o cefaleas (piensan y controlan demasiado). Cuando se muestran rabiosos es después de mucha presión y es una respuesta de descontrol, y la vivencia de ello es muy negativa, generalmente se sienten "culpables de haberse enfadado", y si la persona sobre la que se han enfadado es manipuladora, conseguirá ahondar más en su sufrimiento. Es algo que, lamentablemente, ocurre en las relaciones de pareja con demasiada frecuencia.
Una de las mejores maneras de aprender a canalizar y expresar adecuadamente la rabia es a través de la escritura, favoreciendo una revisión de nuestros prejuicios, de nuestros miedos y permitiéndonos construir planteamientos más estratégicos y más favorables.
Pero, también podemos aprender a legitimar nuestra rabia, a permitirnos sentirnos así, incluso en aquellos casos en los que quizás no tengamos razón. Ya que de los errores también podemos aprender a modular nuestras emociones.

10 comentarios:

  1. Es un sentimiento/sensación que conozco demasiado bien y creo haber conseguido controlarla (por fin!).
    Sin embargo, desconozco la manera de evitar esa "culpabilidad por haberse enfadado" inducida, que en lineas generales solo provoca mas frustración y rabia, generando de esta forma un círculo vicioso.
    Contenerla es absurdo, ya que como bien dices, provoca malestares físicos multiples
    Canalizarla es viable a traves del ejercicio físico generando endorfinas.
    Afrontarla puede ser un problema si no se usa un raciocinio adecuado, dandole un enfoque realista.
    Sin embargo, el problema viene cuando estás estable y un factor ajeno, de caracter irracional y sin ningún motivo aparente (o un motivo contradictorio) te lanza a una inestabilidad de la que desconoces la forma de racionalizarla, al carecer de motivos actuales racionales.
    Mi pregunta sería :
    ¿quien necesita terapia, el elemento inestable o el elemento inestabilizador?
    Un saludo, gracias de antemano por la posible respuesta y como siempre, un placer leerte ^^

    ResponderEliminar
  2. ..Y que se puede hacer cuando uno tiene rabia contra sí mismo, por equivocarse tanto, por sentirse tan tonto y no madurar..

    ResponderEliminar
  3. Creo que si eres consciente del problema solo te falta ponerte a ello, pero para eso hace falta el valor del que mucha gente carece o cree carecer, principalmente motivado por el miedo.
    Es mi punto de vista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con "anónimo", que ocurre cuando esa rabia se proyecta sobre una misma??
    que ocurre si sabes que te ocurre pero no tienes, no se si el valor, o las herramientas para resolverlo??
    yo eligo estar bien, por supuesto, pero mi estado basal es la preocupación. y es un desgaste...

    muchas gracias por escucharme y por hacer posible que existan estos lugares, donde buscarse y encontrar claves para encontrarse.
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. A veces me busco, me encuentro, me enfrento a mi mismo..Sé cuales son las respuestas a todo mi desconcierto, creo recuperar el control y de repente me relajo y ¡¡PAAM!! vuelvo a ser yo mismo, ese a quien le tengo tanta rabia!!
    Es como si, cuanto mas me conozco, menos me acepto.
    Reconozco que aun he de trabajar mucho el tema de los prejuicios.

    Gracias a todos los que aportais vuestro granito de arena!

    Gracias M Angel!!

    ResponderEliminar
  6. la rabia al igual que el amor, son dos sentimientos fuertes que cuesta inmensamente controlar, más sin embargo existe manera.

    Si todos lograramos canalizar un poco ese sentimiento de rabia, muchísimas cosas cambiarían, habría mayos tolerancia y menos problemas...

    Saludos...

    ResponderEliminar
  7. Pienso que LA RABIA, es demasiado gigantesca y "escurridiza". Es invasiva, algo así como una mancha de aceite que se expande y lo pringa todo...(y eso que no siempre se muestra al exterior, a veces, sólo le hierve a uno por dentro). Por eso creo, que la manera de "trabajar" con ella, es diseccionándola, desmenuzándola en pequeños trocitos. ¿Cuándo, en qué situación concreta y con quién solté mis sapos y culebras? ¿qué fue lo que me provocó? ¿qué interpreté? ¿que me hizo sentir? ¿por qué sentí eso? ¿qué me reprocho?¿cuál es mi lucha interna?¿de qué me defendí?¿de la agresión del otro o de mis propios pensamientos y emociones? en fin...nadie dijo que fuera fácil, pero quizás, en lugar de intentar abordar el asunto en su totalidad, se pueda ir tirando del hilo...poquito a poco.

    ResponderEliminar
  8. HOLA MI NOMBRE ES LAURA D. CASRT
    ESTOY DEACUERDO CON MAYTE, LA RABIA ES ALGO DEMASIADO GRANDE PARA QUERER TRATARLO EN SU TOTALIDA, HAY QUE EMPEZAR A DESGLOSARLA (HACIENDONOS TODAS ESAS PREGUNTAS QUE MAYTE HA MENCIONADO)Y TRABAJARLAS UNA A UNA POQUITO A POCO; CREO QUE ES BUENO EXPRESARLA YA QUE SI SE NOS QUEDA DENTRO VAMOS A SOMATIZARLA Y SERA MUCHO PEOR;DESPUES DEBEREMOS TRABAJARLA DESPACIO PARA IR ASIMILANDO Y ENTENDIENDO EL PORQUE DE TODO; UNA VEZ SEPAMOS EL PORQUE DE ESA RABIA,PASAREMOS AL COMO PODREMOS TRABAJARLA PARA CANALIZARLA ADECUADAMENTE.UN SALUDO

    ResponderEliminar
  9. A veces es dificil diferenciar si la rabia que nos hierve dentro es provocada por algun suceso o persona provocadora de ella, o es impotencia por no saber dominar la situación con argumentos convincentes. Ahi es donde veo la dificultad en saber si debo controlarla, o si quizás la persona a quien vaya dirigida, se merezca de verdad una reacción contundente.

    Un saludo!

    Miriam

    ResponderEliminar
  10. Se presenta una que pertenece al segundo grupo... cómo me suenan esos problemas de estómago y de espalda...
    Cómo me gustaría aprender a "dosificar" mi rabia, a no tener la paciencia para almacenarla hasta que estalla como una piñata y se convierte en algo irracional...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.