lunes, 19 de enero de 2009

La ruina del jugador

Tendemos a creer que controlamos el entorno en el que vivimos, que lo podemos hacer predecible, y eso nos da seguridad para afrontar la incertidumbre de la vida. Para ello construimos toda una serie de rutinas que nos ayudan a predecir, que nos dan tranquilidad. Así, si primero realizo el paso número 1, luego el número 2, el paso número 3 y así sucesivamente, todo tiene un orden predecible y yo controlo mi realidad.
Es por este motivo que nos estamos volviendo más hipersensibles a las adversidades del día a día, y algunas son muy minúsculas, porque, cuanto más control consigo, más control deseo.
El azar es aparentemente homogéneo, pero en realidad no es así, se mueve por rachas dentro de su caos, pero no se distribuye de una manera homogénea.
Pongamos un ejemplo. Un jugador tira al aire una moneda. Si sale cara recibe un euro. Si sale cruz lo paga él. De salida cuenta con diez euros para apostar. Si juega hasta el infinito caerá en la bancarrota independientemente de cuales hayan sido sus ganancias en un determinado momento del juego. Esto ocurrirá por que si en alguna de las rachas negativas llega a cero euros, no tendrá capital con el que seguir apostando y tendrá que dejar de jugar. Pero no os preocupéis, para eso se inventaron las líneas de crédito de los casinos.
Creemos que si tiramos una moneda cuatro veces al aire y en las cuatro ha salido cruz hay más posibilidades de que salga cara en la quinta, pero en realidad es la misma posibilidad, por lo que acabamos apostando en base a una ilusión, una fantasía que nos da una confianza irreal. Y no conviene desdeñar esto, puesto que esta fantasía ha arruinado a muchos y muchas, tanto económicamente como emocionalmente.
¿Y qué tiene que ver aquí la vida emocional? Muchas personas se han enamorado alguna vez de alguien que tenía un comportamiento aparentemente correcto, ilusionante. Te ha salido cara. Pero de repente cambia y empieza a comportarse de una manera que provoca dolor y sufrimiento. Te ha salido cruz. La racha se alarga en el tiempo, pero tiene que cambiar, ¡yo le conocí siendo de otra forma! Algún día cambiará mi suerte y volverá a salir cara.
Obviamente siempre tirará de la línea de crédito emocional, de la cual los intereses pasarán a nutrir al maltratador, creando dependencia en el maltratado.

2 comentarios:

  1. No es el propio jugador un ser maltratado ?????.
    Me da que pensar todo esto...que salidas existen a ese problema,el del juego, pocas me parece a mí si me oriento por el contenido del escrito.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la vinculación que haces entre el juego y la vida emocional, las probabilidades que salga cara o cruz son siempre las mismas cuando lo fias todo al azar. Si uno está convencido de que siempre le sale cruz (o quiere creer que siempre le sale cruz), para una vez que le sale cara no se lo puede creer, y una relación no debería tener nada que ver con el azar...

    Respecto al tema del juego en si y la adicción al juego, recuerdo un programa de televisión, años atras. Un adicto iba a Las Vegas en coche y el reportero le acompañaba. En un momento dado, tenían que pasar por un peaje. Impresionante el pollo que lió el tio porque se tiró un buen rato buscando monedas en el abrigo para pagar el peaje...¡CUANDO TENÍA UN MONTÓN DE FAJOS DE BILLETES AL LADO! En eso que el reportero le dice "oiga, que tiene un montón de billetes" y el hombre que le suelta con cara de asesino: "NOOOOO, QUE EL DINERO ES PARA EL JUEGOOOOO". Espectacular.

    Por cierto, aprovecho para recomendar una gran novela corta, "El jugador" de Dostoievski, un extraordinario ejercicio sobre la vida de un jugador, más allá de los casinos, y su actitud nihilista ante la vida. También, aunque en menor medida "La música del azar", que siempre hay una buena excusa para leer al grandísimo genio que es Paul Auster. Saludos a tutti.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.