miércoles, 14 de enero de 2009

¿Qué desean las mujeres?

Este fin de semana estuve viendo los primeros episodios de Mad Men. Se basa en el día adía de un grupo de directivos de agencia de publicidad de New York en los años 60. El protagonista es el jefe de un grupo y se caracteriza por ser una persona que controla todo en todo momento, que no puede soportar la idea de dejar nada al azar, sobre todo si hace referencia a su vida personal, donde demuestra ser capaz de vivir a varias bandas.
En uno de los episodios su mujer sufre un crisis psicosomática y los médicos le aconsejan que visite a un psiquiatra. ¿Por qué? Tiene una vida perfecta, con un marido exitoso, dos hijos encantadores, amigas, dinero para gastar, una casa de ensueño... Ella no es todavía consciente de su infelicidad, pero sabe que algo no funciona como a ella le gustaría, o no sabe articularlo en las palabras adecuadas. Pero su marido si que se lo imagina, puesto que es un gran vendedor y un experto en detectar necesidades y debilidades humanas, de forma que se da cuenta de que su mujer no es feliz, o peor aún, no está satisfecha con su vida.
Esto le inquieta, su mujer estaba bajo control, y esto puede introducir caos en su controlado mundo. Por ello comienza a preguntar a todo el mundo "¿Qué es lo que desean las mujeres realmente?" Por supuesto todas las respuestas que el obtiene rezuman machismo, y ninguna le satisface, puesto que él sabe.
Viendo todo esto me acordé de uno de los cuentos de Canterbury, sobre la búsqueda de esta verdad que clama consciencias y sana las relaciones de pareja (si el hombre no es un machista)


Cuentan que..
Cierto dí­a, el Rey Arturo, cansado de tanto caballero y tanta mesa redonda, salió a dar un paseo a caballo por el bosque pero se internó tanto en él que, de pronto, se encontró rodeado por una densa capa de niebla que le desorientó al tomar el camino de regreso. Fue, en este momento, cuando escuchó una voz que le decía:

- Hola, Arturo, soy el Caballero de la Niebla. Estoy aquí para retarte a un duelo.
- No acepto tu proposición. Salí­, únicamente, a dar un paseo y, con la niebla, me he extraviado. Ya ves que no llevo mi espada.

- De nada vale tu negativa. Todo aquel que se interna en mis dominios tiene que luchar conmigo, quiera o no quiera, a no ser que sepa responder a una de mis preguntas.
- ¿ Y a qué esperas para plantearla ?

- Antes debo advertirte que si no me das la respuesta correcta, en un plazo de veinticuatro horas, morirás.
- No en vano soy el Rey Arturo.. te la daré, sin duda.

- Bien, pues, ahí­ va la pregunta: ¿ Qué es lo que le gusta a todas las mujeres, sin excepción? Recuerda, tienes veinticuatro horas para responder. Ahora puedes irte.
Cuando el caballero terminó de hablar desapareció la niebla y Arturo pudo encontrar, sin ninguna dificultad, el camino de regreso. Iba pensando que los sabios de su Reino no tardarían en hallar la solución a la enigmática prueba cuando vio, sentada sobre una piedra, a una anciana deforme, sucia e increíblemente fea que, riendo burlona, le dijo:
- Arturo, yo sé la respuesta, ji, jjjjiii, jjii. Si nadie de tu Reino puede ayudarte, yo puedo hacerlo. A cambio, deberás casarte conmigo.
- ¡Imposible! Estoy casado.
- En ese caso, aceptaría como esposo uno de tus caballeros. ¡Qué tengas suerte!
Cuando Arturo llegó a su Reino, fueron miles las respuestas que le dieron y, tan seguros estaban de que alguna serí­a la correcta, que el mismí­simo Sir Galahad se atrevió a decir que, en caso de que ninguna lo fuera, él tomaría por esposa a la vieja.
Ignorando que dar la respuesta correcta iba a traerle más problemas que la búsqueda del Grial, Arturo se encamina, de nuevo, al encuentro del Caballero de la Niebla con la certeza de que no morirá. Lleva en sus manos todas las bazas: las respuestas de sus caballeros, la de Ginebra (en la que más confía) y, si esto no bastara, podría­ sacrificar la felicidad de su mejor caballero. No había transcurrido mucho tiempo cuando, sobre él y su caballo, vuelve a caer la densa capa de niebla. Poco tiempo después, la misma voz pregunta:
- ¿ Crees haber encontrado ya la respuesta?

Arturo, sin perder tiempo, comienza a enumerar, una tras otra, todas las que le han dado: los hombres, las joyas, las riquezas, la ropa, las casas enormes, el lujo... e inumerables cosas materiales que el Caballero de la Niebla rechaza repitiendo una misma letanía:

- No todos, no a todas, no sin excepción, no siempre.. .
Guardaba, aún, la que le diera la dulce Ginebra: a todas las mujeres, sin excepción, nos gusta que nos amen.
Pero se queda de piedra cuando el hombre de la Niebla contesta:

- A muy pocas les gusta como amamos los hombres,Arturo, me temo que morirás.

No le queda más remedio que ir en busca de la vieja. A su regreso, cuando el Caballero de la Niebla escucha la respuesta que la mujer le ha dado, dice:
- No morirás de mis manos. Es la respuesta correcta!!

Vuelve a desaparecer la niebla y vuelve a aparecer la vieja. Arturo, que es un hombre de palabra, sin esperar que ella diga nada, la lleva a su palacio para cumplir la promesa. A su llegada, la cara de Sir Galahad, el caballero más grande, era todo un poema, sin embargo de su boca no salió ni una sola queja. Cuando llegó la noche y todos se retiraron a sus aposentos, Galahad hizo lo propio y, cuál no sería su sorpresa al ver acostada en su lecho a una mujer bellí­sima.
- ¿Tú eres..?
- No te incomode decirlo. Yo soy la vieja. Sin embargo, entre Arturo y tú habéis conseguido romper la mitad de mi encantamiento, ahora deberás elegir lo que deseas: verme bella de noche y horrible de dí­a o viceversa.
Galahad dudaba la resolución a tomar. Por un lado prefería que fuera bella en la intimidad de la noche pero pasear con un ser tan horrible de día, ante las burlas de todos, puede que no fuera la mejor opción. O bien, porque en los momentos en que los hombres no saben cómo resolver dejan que las decisiones las tomen las mujeres, o bien, porque recordó la respuesta de la vieja: "a todas las mujeres, sin excepción, nos gusta que se nos permita tomar decisiones", tuvo clara la suya.

- Prefiero que seas tú quien decida.

- Entonces seré bella de noche y de día porque, con tu respuesta, acabas de romper la otra mitad de mi encantamiento.
Y dicen que fueron felices el resto de sus días. Lo cual es verdad y no miento que como a mí me lo contaron yo aquí lo cuento.

4 comentarios:

  1. Interesante historia. Creo que no solamente lo deseamos las mujeres, sino que es una necesidad que tenemos las personas independientemente del género.
    Poder tomar decisiones nos lleva a fracasos o éxitos y de ello, de este proceso, aprendizajes.
    Considero que el hecho de la libertad de decisión nos lleva a crecer a nivel individual, sería un: "tengo la capacidad de pensar y por lo tanto soy la responsable del rumbo de mi vida, de mi destino y, en definitiva, de lo que yo deseo".

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado!!!
    Si en algun lugar existen hombres como Sir Galahad, que me lo digan!!

    Saludos de una anciana fea ..

    ResponderEliminar
  3. Eso fue hasta poco antes de la "liberacion femenina"

    ResponderEliminar
  4. En realidad la moraleja de esta historia es: No importa si son feas o bonitas, dentro de cada mujer siempre hay una bruja. ;) LOL

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.