martes, 15 de septiembre de 2009

Funerales en vida

"Pasó el día de año nuevo. Aunque Morrie no se lo dijo a nadie, sabía que aquel sería el último año de su vida. Por entonces iba en silla de ruedas y luchaba contra el tiempo para decir todas las cosas que quería decir a todas las personas a las que amaba. Cuando un compañero suyo de la Universidad de Brandeis murió repentinamente de un ataque al corazón, Morrie asistió a sus funerales. Volvió a casa deprimido.
- ¡Qué desperdicio! - decía -. Tantas personas diciendo cosas maravillosas e Irv no pudo oir nada.
Morrie tuvo una idea mejor. Hizo algunas llamadas. Fijó una fecha. Y una tarde fría de domingo se reunió con él en su casa un pequeño grupo de amigos y de familiares para celebrar unos "funerales en vida". Todos tomaron la palabra y rindieron homenaje a mi viejo profesor. Alguno lloraron, otros rieron.
Morrie lloraba y reía con ellos. Y Morrie dijo aquel día todas esas cosas que se sienten y nunca llegamos a decir a los que amamos. Sus funerales en vida fueron un éxito resonante.
Sólo que Morrie no había muerto todavía.
De hecho estaba a punto de iniciarse la parte más singular de su vida."

"Martes con mi viejo profesor" de Mitch Albom. Editorial Maeva.

Gracias por la recomendación Olga, es cierto, me ha encantado.

3 comentarios:

  1. ME PARECE DE UN MASOQUISMO BRUTAL, NO LE VEO EL SENTIDO NI LA GRACIA. Y SI A ALGUNO DE MIS AMIGOS SE LE OCURRIESE HACER ALGO ASI ME ASUSTARIA.

    ResponderEliminar
  2. A veces deberiamos demostrar mas y decir las cosas cara a cara, antes que no sea tarde. Me encanta miguel. Pero a veces es duro demostar o decir lo que sientes, por miedo al rechazo o que opinen mal

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.