lunes, 19 de octubre de 2009

Gordos


- ¿Qué fue lo que más te gustó de la película?
- Que haya diferentes historias, que se entrecrucen entre sí, cómo los secretos se apoderan de la vida de las personas, que los personajes parezcan reales y se permitan cambiar, que la crueldad de la realidad se vea suavizada con dosis de humor..., pero sobre todo, me gustó una escena.
- Tienes muchas para escoger.
- Sí, pero en concreto me gustó, aquella en la que la pareja religiosa deciden reconcialiarse y cómo lo negocian. Él le dice a ella que quiere que todo vuelva a ser como era antes. Todo como antes.
- Sí. Evidentemente ella también desea que todo sea como antes, pero no tanto como él desea.
- Sí, él desea que sea todo, y por supuesto también que ella sea gorda de nuevo.
- ¿Por qué escoges esta escena?
- Me pareció una escena de maltrato. Él sabe que ella antes no era feliz, que ella consideraba que él era su salvación y eso le daba seguridad.
- ¿A él o a ella?
- Creo que a ella le daba falsa seguridad y a él le daba control sobre ella.
- Y el control siempre lleva poder.
- Sí. Viendo la escena me quedé paralizada. ¡Yo había vivido eso! La lástima es que yo no pude reaccionar tan rápido como la chica.
- La verdad es que no creo que mucha gente pueda. Es una escena con lenguaje cinematográfico, se ha de acelerar por el bien de la película, pero la vida tiene su propio ritmo. Es por eso que hay tan pocas películas que valgan la pena sobre psicoterapia.


2 comentarios:

  1. Si, a mí el ser gorda emocional y física, producto del poco amor propio, me ha llevado a traicionarme a mi misma y a castigar mi cuerpo por decisión propia. Primero con un poco-mucho de crecimiento-trabajo personal, tiempo y posterior perdida de peso, he seguido sintiéndome gorda, pero sabiendo que ya no lo estoy y eso ayuda, dá más confianza, vamos que el cuerpo y la mente se van reforzando mutuamente, y cuando uno prospera entonces viene el siguiente paso, lo que nos rodea, entonces algunas relaciones se tambalean y puede ser que amar al otro me suponga dejar de amarme a mí misma y si no hay un reajuste…, eso ya no lo sé, esta fase es la que me toca vivir ahora

    ResponderEliminar
  2. Vi la película ayer mismo. Creo que es una lección para poder reconocerse en alguno de los casos que nos muestra. Cobardía, miedo, depresión, soledad, falta de autoestima....Lo mismo que en la bulimia o la anorexia... Es el reflejo de que algo no funciona en nosotros o en nuestro entorno. Hay que buscar ayuda y principalmente, dejar que nos ayuden. Si uno mismo no pone el esfuerzo no hay terapia ni medicación que funcione. Se buscan dietas o pastillas "mágicas " que sólo disfrazan el problema y a la larga ( o no tanto ) lo acrecentan. Si no funciona " el remedio mágico " entocnces llega la frustración y es otro problema añadido al de antes. Pero si que se puede solucionar, curar. Os lo digo porque me curé de anorexia cuando ni se sabía qué era. Hace ya muchos años. Pero lo conseguí. Con mucho esfuerzo, pero salí adelante. Ahora tengo un sobrepeso de unos seis kilos... pero me quiero y al fin y al cabo, eso es lo que cuenta. Si uno mismo no se quiere, no hay nada que hacer. La aceptación de uno mismo hace que los demás también nos acepten como somos o que al menos no nos duela el que no nos acepten. Hay personas para todos los gustos.
    Un beso
    Ma. Dolors

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.