miércoles, 11 de noviembre de 2009

Lo que quiero

- ¿Cómo actuar o comportarse cuando te chillan o critican duramente? ¿cómo no ponerse nervioso, ni acobardarse, ni quedarse sin palabras porque te impone la situación? ¿tengo derecho a replicar con educación aunque me hagan callar (estén enfurecidos o no los que me chillan) y aunque me digan que ahora me toca escuchar, que no los interrumpa y que les escuche? ¿es cobardía decir que bajen el tono?
- No.
- ¿Tengo derecho a ausentarme de la sala, sobre todo si hay mas publico, o a pedir que la abandone quien esté chillando?, ¿o esto puede ser visto como que estoy limitando la libertad de expresión o me pueda decir que en realidad son imaginaciones mías y que esa persona no está enfadada, y aun menos niega está violenta? algunas veces me he percatado que algunas personas se crecen así en público y además te obligan a aguantar sus enfados en público porque dicen que lo consideran oportuno en ese momento y que es importante decirlo en ese momento y no posponerlo para más tarde (porque yo se lo pedí a ver si se calmaba) o que no le da la gana posponerlo porque para eso es un superior jerárquico o tiene derecho a hablar cuando quiera y cuando lo considere y por ello lo exigen.
- ...
- ¿No me dices nada?
- Intento digerir tu andanada de preguntas, son muchas y con muchos matices. Quiero separar el contenido de lo que dices de la rabia con la que lo dices.
- ¿Y?
- Bueno, creo que como en la mayoría de situaciones críticas a las que te puedas enfrentar en tu vida no vas a encontrar una única respuesta concreta y acertada. Más bien diría que hay diversas posibilidades y de amplio espectro.
- Vamos que no me vas a decir nada nuevo.
- Tal vez no haya nada nuevo a oír, pero tus palabras me llevan a pensar que debajo de toda esa rabia late con intensidad el miedo y la inseguridad, que es lo que de verdad te duele. Cuando queremos hacer algo para superar estas emociones y no puede, o no nos dejan, nos sentimos impotentes.
- Pues vaya.
- Has de tener en cuenta que la impotencia es, posiblemente, la emoción más difícil de gestionar.
- Cada vez me lo pintas más complicado.
- Tal vez deberías darte cuenta que el que se siente más impotente es el que más grita, y hacer algo útil con esta información de manera que consigas sentirte más relajado en estas situaciones.
- Pero, ¿qué es lo que puedo hacer?
- Mira, poder hacer puedes hacer lo que quieras. En eso consiste la libertad. Otra cosa es que puedas hacer algo para conseguir un objetivo definido o sin efectos secundarios en cuanto a reacciones de los demás. Pero siempre serás tú el que tenga que adoptar una postura activa y no esta tan cómoda en la que te encuentras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.