lunes, 25 de julio de 2011

La teoría del Péndulo

Hace pocos días alguien hizo un comentario en una entrada que edité hace tres años sobre la teoría del isomorfismo. En el comentario planteaba la conveniencia de realizar un "reset" para empezar de cero y no caer en la creación de estructuras isomórficas. Cuando lo leí me acordé de una de las teorías que explicamos en terapia para la realización de cambios estructurales, la teoría del péndulo.
Esta teoría tiene su base en la frase "hay que cambiarlo todo para que no cambie nada" de "El Gatopardo".
Pongámonos en situación. Tomad una hoja en blanco y dibujad una pequeña cruz. Debajo de ella escribid "MAL". Esta cruz representa el estado actual de alguien que sufre. Al otro lado de la hoja haced otra cruz, bastante alejada, y debajo de ella escribid "DE PUTA MADRE". Esto representa la situación de alguien que sufre y desea un cambio inmediato, de los de tipo "reset". ¿Y qué hacemos cuando estamos mal y queremos estar bien de golpe? Pues realizamos un cambio inmediato. Este cambio lo vamos a representar con una flecha que una las dos cruces.
Ya hemos realizado el cambio. Pero algo no funciona. ¿Por qué? Porque donde estabamos mal llevabamos muchos años de experiencia, teníamos un bagaje acumulado que nos daba seguridad. Esto en castellano se llama "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer", mientras que en el cambio nos sentimos inseguros, somos incapaces de preveer los acontecimientos futuros, todo es nuevo, y empezamos a añorar lo conocido. Este es el motivo por el que en la gran mayoría de casos se produce un retorno al punto inicial, donde estábamos mal.
Bien, ahora debajo de la segunda cruz, escribiremos la palabra "ESPERANZA". Porque así es cómo nos sentimos después de haber comprobado que aquel cambio que añorábamos no es útil. Se puede repetir el patrón básico de manera continuada, de manera que se repita el movimiento pendular de ida y vuelta, generando un estado de confusión y desesperanza angustioso, ya que confirma la propia incompetencia, y que no hay nada que se pueda hacer para vivir mejor. Una auténtica profecía de autocumplimiento.

¿Cómo se soluciona este bucle?

4 comentarios:

  1. Buena pregunta,no creo que la respuesta sea igual para todos, no todo el mundo es capaz de gestionarse así mismo ni con ayuda ni sin ella, la química de las neuronas, hórmonas, etc, a veces juega malas pasadas, Amy winehouse sin ir más lejos ¿o se trataba de una profecia de autocumplimiento? Mónica.

    ResponderEliminar
  2. ¡Interesante rompecabezas!

    La respuesta, a mi parecer, estaría muy ligada a tratar de que todo cambio que pueda reforzar nuestra positividad fuese en base a una “pequeña meta”.

    Por muchas ganas e intensidad que alguien de a un "cambio de rumbo", si este es difícil de conseguir (meta demasiado grande), el retroceso a un estado anterior estará asegurado. ¿Por qué? Según mi opinión, para poder salir de nuestro espacio de comodidad será necesario alguna recompensa. Si no, la sensación de que estamos cambiando y vamos en dirección a algo mejor no existirá y el agobio se hará palpable haciéndonos retornar al estado inicial.

    Cada intento (de esta manera demasiado brusca) será peor, ya que solo conseguirá reforzar nuestra visión de que no avanzamos, de estancamiento y sobretodo, de no ser capaces de entender el por qué continuamos siendo como somos si no nos gusta nuestro estado.

    Por lo tanto, el “poco a poco”, la paciencia y , más que nada, las metas pequeñas y asequibles, harán que ganemos confianza en nosotros mismos al ver que podemos conseguir (aunque sea a una velocidad ridícula) todo lo que nos propongamos.

    ¡¡Saludos!!

    PD: El caso de Amy siempre me pareció el de alguien que no quería cambiar (aunque tal vez este metiendo la pata ;)

    ResponderEliminar
  3. esta me la se! pasito a pasito y llegar hasta donde podamos... sin perder de vista la cruz de "de puta madre", felicitándonos por los logros conseguidos, y reconociendo que la perfección puede ser inalcanzable... quizás pararnos y reconocer que estamos muuuuucho mejor hoy, acercándonos que ayer en aquel "mal".

    un beso, profe!!

    ResponderEliminar
  4. Mónica: Lo de Amy Winehouse (vinodelacasa) se llama trastorno de personalidad, del tipo B.
    Sr Mostro: Yo no lo hubiese dicho mejor.
    Nopor: Cuando la alumna está preparado puede llegar cualquier maestro.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.