miércoles, 21 de septiembre de 2011

Generosidad

Estamos hoy reunidos para despedirnos de XXXX. Posiblemente yo sea la persona, de entre los presentes, que hace más tiempo que la conoce. Somos pocos en esta despedida, cosa que nos ha de extrañar teniedo en cuenta la generosidad de quien nos despedimos.
Si hay una característica que podemos reconocerle todos, es la generosidad.
Yo puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que se trata de la persona más generosa que he conocido. Su principal objetivo era compartir. Quería repartir aquello que poseía, aquello que más preciaba, y lo intentaba a todas horas, en cualquier momento.
Puedo ver como afirmáis con la cabeza mientras digo estas palabras, todos hemos tenido momentos de saturación, cuando llegaba el punto en que no podíamos aceptar más regalos de ella, cuando nos sentíamos saturados por sus ofrendas. En esos momentos ella se molestaba. Se sentía dolida. No podía entender que nosotros queríamos que guardase algo para ella, para poder aprender, para poder seguir creciendo. Pero no.
Ella quería compartir.
Algunos se cansaron de recibir. Se cansaron de no poder compartir con ella.
Hoy somos pocos y faltan rostros que conocí a su lado. Pero hay que decir que ella provenía de una familia así, basada en la generosidad. Sin ir más lejos su madre fue así. Ella se quejaba de lo mismo, que su madre regalaba en exceso. Curiosamente acabó haciendo lo mismo que ella.
Muchos dirán que el exceso de generosidad no le fue bien en la vida, que le impidió vivir más. Yo diré que no fue la generosidad lo que le hizo mal, lo que le hizo daño fue que se equivocaba en lo que compartía.
Tal vez a toro pasado es más fácil de juzgar, pero estoy seguro que hoy seríamos más aquí y ella hubiera sido más feliz en vida si hubiese sido generosa en aspectos positivos. No en vano fue generosa en quejas, en dolores, en lástimas y en angustias. Y no todos los que la conocimos estuvimos dispuestos a ser su cubo de vómitos...

2 comentarios:

  1. Me encantan las historias (A.K.A entradas) en las que me engancho llegando a un final, en absoluto, previsible.

    …si hubiese sido generosa en aspectos positivos. No en vano fue generosa en quejas, en dolores, en lástimas y en angustias. Y no todos los que la conocimos estuvimos dispuestos a ser su cubo de vómitos... (qué triste e impactante).

    Y con permiso añado un componente personal que, como un sabor concreto, me ha transportado hacia un sentimiento muy especial.
    Hace unos pocos años que mi padre murió y mentiría si no dijese que me ha costado saltar unos cuantos muros antes de aprender a “masticar”, perdonar y aceptar lo sucedido en mi situación.

    Tenía un amigo en el que, por primera vez (aun siendo yo reticente a explicar ciertas cosas), confié en contarle mis penas y mis porqués de un momento muy duro en mi vida. Cosa normal según mi parecer.
    Pero todo se transformó en un gran rechazo por su parte, queriendo mantener su “generosidad” unilateral como si de un vampiro energético se tratase y convirtiendo la palabra "compartir" en un concepto inexistente.

    Qué infravalorado está el “acto” de saber escuchar.

    Qué infravalorada está la templanza de ser optimista ante las adversidades.

    Qué agradable es encontrarme con la vecina de mis suegros y ver en ella (¡siempre!) una sonrisa en su cara, teniendo en cuenta la situación límite en la que vive (verdaderamente admirable).

    Saludos!! y gracias a quien ha tenido la paciencia de leer tremendo ladrillo ;)

    ResponderEliminar
  2. Adoro la acidez con la que metes ladrillazos de pura verdad. Da gusto encontrarse gente que piense así.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.