lunes, 3 de octubre de 2011

Deja que te guíe...

Ya verás como yo sé lo que es más conveniente para ti.
Después de todas las conversaciones que hemos tenido me parece que queda claro que eres una persona confundida, que necesita alguien que la guíe, con seguridad. Y tú sabes que de eso a mi no me falta, seguridad tengo de sobras. Yo sé que puedo ser ese guía que tú necesitas. No te fallaré, a menos que tú me des motivos.
Debes saber que soy una persona sencilla. Me bastará con que abandones esos vaivenes tuyos que a mi me molestarían. Por ello, yo debo ser la única persona, debo ser la más importante en tu vida. Cualquier otra cosa no tiene sentido, para mi significaría que no me tomas suficientemente en serio. Eso me heriría. Y si estoy herido no podré ser tu guía, y tú seguirás viviendo confundida...
Haz el favor de confiar en mi. Yo sé lo que te conviene y lo que necesitas, sé cómo hecerte crecer como persona, porque somos almas gemelas y eso es algo que sólo podemos verlo tú y yo. Nadie más lo entendería. No intentes explicarlo, sólo puedes vivirlo. Quiero ahorrarte la decepción de descubrir que los demás son ciegos a las sutilezas de nuestra relación.
Yo lo veo claro. Lo siento dentro de mi. Quiero ser la persona que te complemente, la que te llene, la que de sentido a tu vida, quiero ser la más importante para ti. Lo único que me hace dudar son tus dudas.
¿Es que no me entiendes? ¡Déjate guiar por mi!

2 comentarios:

  1. es curioso ya casi no lo recordaba, conocí una vez una persona así... menos mal que al final pude salir de su camino... para vivir el mio! que facil es verlo desde fuera

    Sonia

    ResponderEliminar
  2. Y pensar que hay gente que no se da cuenta de la manipulacion que esto esconde...

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.