domingo, 9 de octubre de 2011

La normalización como defensa pasiva (y agresiva)

"Lo que yo quiero no es nada extraordinario, es de lo más normal, sólo quiero lo que quiere todo el mundo"
Por lo general la coletilla suele ser "sólo quiero ser feliz", como si todo el mundo fuese feliz y esa persona fuese la única que no supiese conseguir lo que todo el mundo facilmente consigue.
Pero volvamos a la frase, que aunque es aparentemente inocua esconde una estrategia defensiva de larga trayectoria de tipo pasivo que provoca malestar en aquellos que, ingenuamente, intentan ayudar.
Sabemos que no hay peor estrategia de sufrimiento que aquella que provoca impotencia en los que nos quieren ya que dificulta sobremanera que sigan intentando ayudarnos, puesto que a la larga (y a veces a la corta) sólo sienten confusión y malestar.
Vamos a ver, si es normal y lo ha conseguido todo el mundo ¿Por qué no lo has conseguido tú? ¿Qué has hecho para que eso no suceda? ¿Qué no has hecho? ¿Cómo llegaste a creer que todo el mundo ha conseguido algo que tú no? ¿Qué te hace pensar que eres merecedor/a de eso que todo el mundo tiene?
Tal vez lo que está ocurriendo es que crees que tú eres especial, que tienes dones significativamente especiales respecto a todo el mundo (divides el mundo entre tú y el resto) y que por ello mereces algo más... Tal vez sólo se trate de que tu ego se resiente...
Si eso es así, ¿no se tratará de una ridícula herida narcisista?

Entonces el problema es que no puedes tener lo mismo que todoel mundo, porque tú eres especial, tú eres diferente a todo el mundo. Tú eres tú y el resto es todo el mundo. Tal vez tengas lo mismo si decides ser como todo el mundo. Pero para eso, tendrías que descender de tu pedestal.

¿Podrás?

1 comentario:

  1. Gracias Miguel Angel. Es verdad, todos estamos en lo mismo,somos semejantes, diria más, todos somos uno. El dia que lo comprendamos la humanidad habrá dado un gran paso
    Un abrazo
    Paloma

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.