lunes, 10 de septiembre de 2012

¿Y si...?

- ¿Has hecho la lista?
-Sí. ¿Te la leo?
- Por favor.
- Vamos allá:
¿Y si aún queda algo que yo pueda hacer para que esto funcione?
¿Y si he encarado la relación mal desde el comienzo?
¿Y si hay algo de él que desconozco y no he dado suficiente tiempo?
¿Y si realmente no he conseguido conectar con él?
¿Y si es verdad que no he respetado su intimidad?
¿Y si soy yo quien está equivocada?
¿Y si he dejado que mi carácter me impida ver la verdad?
¿Y si de verdad soy una niña malcriada que no sabe nada de la vida?
¿Y si es el hombre de mi vida y lo perderé?
¿Y si no he sido suficientemente flexible?
¿Y si me arrepiento?
¿Y si nadie más me va a querer como él?
¿Y si realmente soy tan exigente con él?

- ¿Ya está?
- Sí, creo que sí. ¿Qué te parece?
- Reiterativa.
- ¿Qué quieres decir?
- Que das vueltas obsesivamente a las mismas ideas sin tener la suficiente valentía como para aportar algo diferente, alguna idea distinta...
- No estoy de acuerdo, creo que en esta lista exploro muchas posibilidades.
- Pues vaya, que lástima...
- ¿Por qué?
- Porque ningún elemento de tu lista te permite explorar un camino nuevo.
- ¿Se te ocurre alguno a ti?
- ¿Y si él hubiese tenido el valor de hacer algo diferente? ¿Y si él se hubiese arriesgado alguna vez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.