lunes, 21 de enero de 2013

Vivir en el oasis

- ¿Estás mejor?
- Sí, es lo que necesitaba, un poco de paz después del caos de los últimos años.
- Me alegro. Disfrútalo, toma fuerzas para el trabajo que nos queda.
- ¿Qué? Yo estaba pensando en dejarlo por un tiempo.
- Bueno, si es lo que deseas...
- ¿Por qué dices que me queda trabajo por hacer? He encontrado un oasis, un lugar donde estar bien...
- ¿Un oasis? 
- Exacto, en medio del desierto en el que se ha acabado convirtiendo mi vida.
- Ya veo... Pero, ¿qué hay más allá de los límites de este oasis?
- El desierto, por supuesto.
- ¿Es grande este oasis?
- No, pero no me importará agrandarlo. Me esforzaré para que sea todo lo grande que necesite.
- Pero siempre estará rodeado de desierto, ¿verdad?
- Claro. ¿No me negarás que se está mejor en el oasis?
- Claro que no. Pero sigues viviendo en el desierto, sigues temiéndolo, ya que cualquier tormenta de arena puede acabar con tu pequeño refugio.
- ¿Me estás diciendo que soy prisionera en el oasis?
- Por supuesto. Ahora estás encantada porque es un gran cambio, pero cuando te canse, te agobie o no te ilusione vivir en un sitio tan pequeño y precario, ¿cómo encontrarás fuerzas para enfrentarte de nuevo al desierto? Ahora tienes frescas las lecciones que has aprendido sobreviviendo en este desierto, y estás más predispuesta a aprender nuevas si adquieres fuerzas.
- Si estoy mucho más tiempo en el oasis adquiriré más fuerzas, ¿no?
- No lo creo. Te acostumbrarás y pasarás a depender del oasis, y con la dependencia siempre viene el miedo a perder la precaria seguridad que te da el oasis. Cuando no te quedé más remedio que abandonarlo el miedo habrá minado tus fuerzas y habrá borrado tus aprendizajes. 
- ¿Qué hago entonces?
- Disfruta del oasis durante un tiempo, recupérate, pero mantén tu mente despierta, en breve tendrás que volver a salir al desierto.
- ¿Para qué?
- Para demostrarle que estás viva, que no ha podido contigo y que piensas atravesarlo para no tener que vivir en él, para que realmente puedas vivir donde quieras, no donde puedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.