lunes, 16 de febrero de 2015

El valor del valor

- No tengo valor para hacerlo.
- ¿A qué tipo de valor te refieres?
- Valor de valentía, por supuesto...
- Podría ser valor de tasación, valioso.
- ¿Cómo?
- Sí, podría ser que tu no considerases valido para hacerlo, tanto por defecto como por exceso. Es decir, que consideres que eres más o menos valioso que lo que se espera de ti.
- ¿Valioso? ¿Yo?
- Claro, ¿quién si no? Es curioso porque son dos significados de la misma palabra que tienen mucha relación. Sólo cuando una persona considera que es lo suficientemente valiosa tiene valor para defenderse, y cuando uno tiene valor para defenderse es porque se considera suficientemente valiosa, ¿no crees?
- ¿Eso quiere decir que no me considero valioso?
- Bueno, el hecho que dudes sobre ello ya debería darte una respuesta, ¿no te parece?
- Pero si yo no me considero valioso es porque...
- ¿No tienes suficiente autoestima?
- Joder... cada vez me lo pones más complicado...
- ¿Por qué?
- Yo creía que era un problema emocional, que tenía que aprender a gestionar el miedo que siento.
- Sí, claro.
- Pero ahora me hablas de autoestima...
- Claro. El miedo que sientes es por la falta de valor que te das, y lo poco valioso que te sientes hace que veas a los demás como más valiosos, y por tanto más dignos del valor que defienden.
- ¿ Cómo... consigo valor?
- ¿De valioso o de valentía?
- Me da igual. Por lo que me ha parecido entender tendré que empezar por algún lado...
- Podríamos decir que el valor que te van a otorgar los demás está en función del valor con el que te defiendas, y este último está muy relacionado con las ganas que tengas de aprender.
- ¿Cómo se explica eso en lenguaje de la calle?
- Dejando de ver los errores como peligros y sí como oportunidades de aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.