jueves, 21 de abril de 2016

¿En quién puedo confiar?

El otro día estando en una sesión de terapia en el CAS donde hago una sustitución, la persona con la que estaba realizando la sesión de psicoterapia me preguntó, así, a bocajarro:

- Me gustaría que me respondieses sin dar rodeos. ¿En quién puedo confiar?

Imaginad mi reacción. ¿En quién puede confiar esa persona? ¿Cómo lo voy a saber si no conozco a nadie de su entorno? ¿Para qué quiere saber esto? ¿Cómo es que ella no lo sabe? Y así un montón de preguntas más que se agolpaban en mi mente buscando ser articuladas por mi boca. Pero claro, había dicho que no diese rodeos, y si comenzaba a realizar preguntas (cosa que hago casi siempre, y sin darme cuenta, os lo juro) lo más probable es que me reacusase de dar rodeos. Por lo que volvió a preguntar:

- ¿Me podrás contestar o no?

¿Pide una respuesta inmediata a la otra pregunta formulando otra pregunta? ¡Perfecto!¡¡¡¡ Eso es una invitación clara a que dé rodeos!!!! Por lo que le contesto:

- Claro que te puedo contestar esa pregunta.
- Perfecto. ¿En quién?

Hagamos otro pequeño inciso. ¿En quién podemos confiar o en quién deberíamos confiar? Puede parecer una diferenciación simplista, pero no lo es. ¿Qué pasa si confío en quien no debo? Esto impone la realización de una pregunta:

- Antes debería saber una cosa. ¿Cuándo crees que eres más vulnerable?

Así, sin más. Y la persona se queda callada. ¿Me acusará de gallego o pensará? Afortunadamente pensó.

- No lo sé. A mi me parece que las personas somos más vulnerables cuando somos niños, por lo que confiamos en nuestros padres.
- Ya, pero ahora no estás en la infancia, eres una persona adulta, ¿verdad? Entonces, ¿cuándo eres más vulnerable?
- Cuando estoy enfermo, supongo... entonces me tienen que cuidar.
- Claro. ¿Hay algún momento de desvalimiento diario?

Piénsalo. ¿Hay algún momento al día en que estés desvalido/a? ¿Hay algún momento en que alguien te pueda hacer daño y no te puedas defender? Todos, hasta los más fuertes tenemos un momento de desvalimiento diario, ¿no te parece?

- Como no sea mientras duermo...
- Eso te indica en quién has de confiar sobre todas las cosas, ¿no?
- La persona con la que duermo.
- Si no confías en tu pareja de sueño, dudo que puedas tener un sueño tranquilo y reparador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.