lunes, 13 de febrero de 2017

¿Para qué sirve la psicoterapia? La terapia como extintor (I)

Un proceso de psicoterapia es un proceso de cambio. La necesidad de cambiar suele nacer de la percepción de que necesitamos adaptarnos a unas nuevas circunstancias o que necesitamos realizar algo nuevo porque la estrategia anterior no era útil.

Dentro de un marco definitorio tan grande encontramos diferentes tipos de psicoterapias en función del psicoterapeuta que la realiza, pero hablar de esto no es el objetivo de esta entrada. Quisiera hablar de los diferentes tipos de psicoterapias que hay en función de la intención de la persona que viene a demandar terapia. ¿Por qué? Porque un proceso de terapia se da entre dos personas, y de la capacidad de llegar a acuerdos de ambos depende lo que se conseguirá.

En base a mi experiencia clínica he encontrado varios tipos de intenciones por parte de los pacientes. Aquí me gustaría centrarme en una de las más comunes: La terapia como extintor.

www.trabajoglobal.org

La función de un extintor es básicamente una: Apagar fuegos. Una vez que el fuego se ha extinguido el extintos deja de ser útil, es más, resulta molesto. Es pesado y aparatoso, ocupa nuestras manos y nos obliga a centrar nuestra atención en él. ¿Qué hacemos cuando hemos apagado el fuego? Dejamos el extintor a un lado y nos dedicamos a otra cosa. Limpiar suele ser una opción, en el caso de que no sea nuestra casa, disfrutar de nuestra vida.

Un extintor no nos cambia la vida, nos permite enfrentarnos a un peligro y superarlo. Ya está. Las terapias apagafuegos son idénticas.

¿Quién desea una terapia extintor? Generalmente aquellas personas que no desean cambiar la dinámica conflictiva que es su vida. Lo único que desean es que la intensidad del conflicto sea llevadera, sea tolerables, que la puedan gestionar. Creen que es lo único que pueden hacer. No es que no crean que no puedan cambiar, es que no se lo plantean. Puede ser que lo teman, no lo sé, porque nunca se quedan lo suficiente para averiguarlo, porque se conformar con volver al punto en que no sentían que hubiese un problema.

Y ese conformismo puede ser muy dañino, porque las actitudes, o circunstancias, que una vez te llevaron al problema seguramente te volverán a llevar en un futuro.

Creer que el extintor se puede usar indefinidamente es un error, hay que rellenarlos. En terapia se rellenan con confianza, pero quien no confía en uno mismo difícilmente confiará en nadie más, por muy profesional que sea...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.