viernes, 8 de febrero de 2008

EL ZORRO MUTILADO

Hace un tiempo llegó a mis manos este cuento que reflexiona sobre el destino y la fe como única opción.

Un hombre que paseaba por el bosque vio un zorro que había perdido sus patas, por lo que el hombre se preguntaba cómo podría sobrevivir. Entonces vio llegar a un tigre que llevaba una presa en su boca. El tigre ya se había hartado y dejó el resto de la carne para el zorro.

Al día siguiente Dios volvió a alimentar al zorro por medio del mismo tigre. El comenzó a maravillarse de la inmensa bondad de Dios y se dijo a sí mismo: "Voy también yo a quedarme en un rincón, confiando plenamente en el Señor, y éste me dará cuanto necesito".

Así lo hizo durante muchos días; pero no sucedía nada y. el pobre hombre estaba casi a las puertas de la muerte cuando oyó una Voz que le decía: "¡Oh, tú, que te hallas en la senda del error, abre tus ojos a la Verdad! Sigue el ejemplo del tigre y deja ya de imitar al pobre zorro mutilado".

Por la calle vi a una niña aterida y tiritando de frío dentro de ligero vestidito y con pocas perspectivas de conseguir una comida decente. Me encolericé y le dije a Dios: "¿Por qué permites estas cosas? ¿Por qué no haces nada para solucionarlo?". Durante un rato, Dios guardó silencio. Pero aquella noche, de improviso, me respondió:
"Ciertamente que he hecho algo. Te he hecho a ti".

Anthony de Mello
Hay una frase que me parece muy acertada y que define mi forma de entender el destino, la suerte, la fe y otras ideas abstractas que parece regir la vida de unos pocos afortunados y son la envidia de los demás:
"Suerte es aquello que decides aprovechar"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.