lunes, 1 de septiembre de 2008

El 7º sentido

Todos conocemos los cinco sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto. Sirven para interpretar y canalizar la información del medio exterior en el que nos situamos y dependiendo de la información que obtengamos a través de ellos organizaremos nuestra conducta. Por ejemplo, si vemos un peligro, huiremos, si probamos una sustancia dulce la ingeriremos y si es amarga tenderemos a no hacerlo (probabilidad de que sea venenosa).

Pero, ¿son estos los únicos sentidos que tenemos? Ya que si nos fijamos tenemos dos canales de información más, posiblemente los más importantes, y pese a ello son los más ignorados por la mayoría de personas.

El sexto sentido hace referencia a la información propioceptiva, esto es, lo que los informáticos denominarían la información del sistema. Hace referencia a la información visceral, muscular, etc, importante porque nos señala en qué estado se encuentra el cuerpo del que disponemos para relacionarse con el medio. Muchas de las patologías psicosomáticas se podrían evitar atendiendo a esta información, bajando el ritmo ante los primeros sintomas de dolor de cabeza (no es necesario llegar a la migraña), o ante los primeros episodios de acidez estomacal (y así evitamos las úlceras), etc.

El séptimo sentido es, aún si cabe más ignorado todavía. Ignorado por toda la humanidad en conjunto, puesto que como especie (o lo que seamos) nos hemos centrado más en desarrollar la razón. Efectivamente, me refiero a las emociones.

Etimológicamente emoción significa "impulso que induce a la acción". Este impulso, no nos engañemos, es información, y en base a esa información organizaremos nuestra conducta. Si tenemos miedo huiremos, si sentimos vergüenza nos aislaremos, si nos sentimos culpables por alguna acción intentaremos repararla, etc.

Las emociones se encuentran en el llamado cerebro reptiliano, esto es, aquella parte del cerebro que es común, en estructuras, a los reptiles. Pero la evolución ha hecho que el homo sapiens sapiens haya desarrollado desproporcionalmente la razón, de manera que hoy día estamos equipados con una potente estructura lógica, pero no hemos trabajado las emociones que vivimos. Así, muchas de las decisiones que tomamos las intentamos razonar sobre motivos emocionales que no entendemos y que en la mayoría de casos tememos.

Un sencillo ejemplo de esto lo encontraremos en cualquier charla coloquial, dos personas se encuentran, pueden hablar horas sobre sucesos, analizarlos, discutirlos, contrastarlos e incluso realizar comparaciones metafóricas para obtener nuevos puntos de vista. Pero cuando se pregunten qué tal, el que tenga problemas se limitará a decir "mal". Y lo más probable es que el otro asienta, dando a entender que entiende, ¿pero cómo puede ser que entienda con las infinitas posibilidades no enumeradas de emociones "negativas" vinculadas a la palabra "mal"? Como si vivir la culpa fuese similar a vivir la rabia...

Lo curioso del tema es que mucha gente está más preocupada por buscar "sentidos mágicos" que por analizar, entender y disfrutar los que ya tiene.

Para más información sobre las emociones, aquí tenéis lo que dice la wikipedia.

10 comentarios:

  1. Es cierto muchas personas evitarian ciertas dolencias si hiciera un poco mas de caso a su sexto sentido o al septimo como lo mencionas ahora,suele suceder que tenemos ciertas reacciones en el cuerpo que nos avisan de ciertos peligros por ejemplo el corazon se acelera o se siente algo en el estomago y en vez de hacer caso nos limitamos a decir presiento esto pero no se que hacer, en realidad si sabes que hacer lo que pasa es que no reaccionas a este sentido que te avisa que algo anda mal y luego cuando sucede te dices a ti mismo yo lo sabia pero no le hise caso a lo que estab sintiendo, de verdad seria muy importante trabajar con nuestras emociones ya que sabemos que la gran mayoria de las enfermedades son psicosomaticas,y los son, los sabemos, pero muchas personas seguimos sin trabajar esa parte importante que son nuestras emociones.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Coincido en que como especie priorizamos la razón por sobre los mensajes emocionales y propioceptivos. De hecho, para muchos estos elementos "invaden" a la razón y según los casos pueden ser vividos como amenazantes (¿Por el hecho de no poder controlarlos?).

    Lo cultural tiene mucho que ver, hoy día a nadie se le ocurriría tomar como contenido académico en la escuela la educación emocional (¿Y por qué si la educación física o intelectual?).

    Por otro lado, creo que las emociones no cuadran en nuestra estructura lógica-verbal. No coincido mucho con el ejemplo que diste acerca de las dos personas. Creo que hay un registro emocional (de uno mismo y de los otros) que va más allá de lo que somos capaces de decir. Cuán desarrollada está esta capacidad es tema a parte.

    Para concluir, me desconcerto un poco lo de los "sentidos mágicos"... Creo entender lo que quisiste decir. En todo caso, creo que dónde uno busca "sentidos" no depende solo de la preocupación o voluntad concientes. A veces buscamos afuera un espejo de lo que tenemos dentro.

    Un saludos!

    FACU

    ResponderEliminar
  3. y yo siempre sintiéndome culpable por vivir de 'sensaciones'.. Tienes un blog maravilloso.

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Buceando en la blogosfera he topado contigo, te he leído y me ha gustado tu blog. Sigue así
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. vaya he caido aqui por casualidad y me he encantado tu blog...
    acabas de ganar una lectora
    saludos!

    ResponderEliminar
  6. hola... soy nueva en blogger... encontré el tuyo y leí atentamente lo que escribiste... me pareció muy interesante y más aún muy favorable que hagas que muchos reflexionemos a cerca de las temáticas que expones. FELICITACIONES!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Sin duda hay que prestar mucha más atención a estas dos fuentes de información de nosotros mismos que describes. Sin embargo, no veo por qué hay que llamarlas sentidos. Por lo que yo sé, los sentidos son los que generan información a partir de estímulos externos. En cambio, el 6º sentido genera información a partir de estímulos internos y el 7º nos aporta información después de elaborar la que se recoge por medio del resto de sentidos, puesto que (desde mi poca sabiduría en esto) considero que las emociones son reacciones a sucesos de nuestro entorno (vale, aunque luego acarrean acciones que influyen en el entorno y así sucesivamente, pero en un principio son una reacción).
    Por ello creo que está bien dicho que tenemos 5 sentidos aunque es cierto que no deberíamos obviar los otros dos aspectos que se mencionan el el post.

    ResponderEliminar
  9. Las dolencias del cuerpo son expresión de nuestras emociones. La misma ciencia que se ha trabajado durante siglos para separar cuerpo y mente se encuentra con la evidencia científica de que las emociones regulan nuestro organismo. Más vale que hagamos uso de ese 7º sentido!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Nunca había oido/considerado que la emoción era un séptimo sentido.
    Me gusta la definición que has dado de emoción: emoción significa "impulso que induce a la acción", muy acertada la verdad
    un saludo

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.