viernes, 2 de enero de 2009

La historia de Elsa y Manel

Elsa y Manel se conocieron y se gustaron. Eso era evidente. Pero cada uno tenía una manera diferente de vivir ese interés mutúo. Para Manel era algo interesante, atrayente, algo que le motivaba a explorar. Para Elsa era algo que resultaba potencialmente peligroso y desestabilizador. Él se interesaba. Ella ponía barreras. Pero ninguno de los dos lo hablaba abiertamente.
Él no lo hacia por miedo a que ella se asustara. Ella lo hacía para no tener que arriesgarse y evitar el sufrimiento. Hasta aquí no hay nada nuevo, nada que no ocurra en muchas parejas que todos conocemos. ¿Qué les hace relevantes?
Desde el día en que se gustaron hasta el día en que Manel se decidió a evidenciar lo que pasaba entre ambos pasaron más de dos años. Durante este tiempo se fueron haciendo inseparables, se veían cada día, se buscaban, pensaban continuamente en el otro, confiaban en el otro, pero de una manera asimétrica, él sin reparos, ella con muchos.
Desde fuera todo el mundo les decía que si eran pareja, era un caso muy similar al de Fran y Ana.
La naturaleza de Manel es más confíada, explica a sus amigos lo que siente, es más espontáneo, y estos le conocen y le presionan para que evidencie lo que ocurre. Él no se muestra disconforme, pero ¿y si ella le dice que no? Pero, al final se lo dice a Elsa.
Ella le dice que no siente lo mismo, evidentemente él ya se lo imaginaba, pero es que además ella se siente decepcionada, ¿cómo es posible que él sienta eso cuando tenían una buena amistad?
Se distancian. A Manel se lo vi pasar mal, pero se empezó a rehacer a los pocos días. Pero ella le llama. Quedan para charlar. Ella quiere mantener una buena amistad. Él también. Pero ella pone una condición innegociable. ¿Condiciones en una amistad?, bueno vale. "No harás nada movido por el amor por mi, lo harás por amistad, y no intentarás que yo me enamore de ti".
Casi nada. Y a ver cómo se consigue eso. ¿Cómo niegas un sentimiento? Pero acepta, todo sea por no volver a decepcionarla. The power of love.
Mucha gente les diría que si se vuelven a producir las mismas condiciones y se exploran los mismos caminos, se llegará al mismo punto, y seguro que muchos se lo dijimos. Pero el corazón tiene a veces motivos que la razón no entiende.
A los dos meses vuelven a estar en crisis. ¿Por qué tan rápido? Porqué Manel ya ha pasado por este camino antes, y no le gusta la asimetría, se siente incómodo. Lo dice "No me gusta esta situación a la que hemos llegado. No tengo ninguno de los beneficios de una relación de pareja y sí la mayoría de sus inconvenientes"
Ella vuelve a mostrarse decepcionada. "Esto es lo único que puedo darte y no te entiendo. ¿Qué más quieres?"
Se vuelven a distanciar. Manel ha tomado una decisión. Ya sabe lo que busca y dónde no lo encontrará. Elsa está incómoda y no le gusta.
Elsa comienza a acercarse. Tercer intento. a la tercera va la vencida. Pero Manel parece ausente cuando se ven. La trata como los demás. Ya no es especial. Incluso a veces no puede quedar con ella. Ella le insiste. Incluso se desespera. Pero él parece no entender sus reacciones. Se siente ofendida, se distancia, está dolida y necesita unos días.
Quedan un día para tomar café. Manel está genial. Alegre, parece el de antes. Ella se emociona. se da cuenta de lo mucho que le gusta. Pero...
- Elsa, he de confesarte una cosa, he empezado a salir con alguien y creo que me he enamorado.
Ni os podéis imaginar los esfuerzos de Elsa por contener las lágrimas.

6 comentarios:

  1. Con permiso de un psicologo, opinaré como persona con muchos años, que ha visto muchos casos parecidos.
    Creo que, si manel hubiese vuelto al "ataque", o sea, a querer seducir a Elsa otra vez, ella hubiera salido corriendo como de costumbre.
    Parece que hay personas que reaccionan como un niño con un juguete al que no le dan importancia, pero cuando se lo quitan, llora desconsoladamente. El porqué reaccionan así.. ya no tengo ni idea.
    Sería interesante saberlo.

    Mir

    ResponderEliminar
  2. ajajajaa que tía mas tonta.... tantos prejuicios, tanto miedo, tanta tontería, donde la llevo???, al olvido, pobre imbécil, x eso yo cuando me gusta alguien, voy de cabeza, sin mirar si la piscina ta llena o no, así si me doy el batacazo, no me quedo pensando y si..... ?
    aun así es una forma de aprender a perder y a no repetir ^^

    ResponderEliminar
  3. Es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.
    Evidentemente una postura muy egoista.

    ResponderEliminar
  4. Es facil juzgar a Elsa. Y claro contada la historia de ese modo, ella queda muy mal parada.

    Pero toda historia tiene dos caras.

    Supongamos que decido por un momento ser el abogado del diablo y digo que el "amor" de Manuel al fin y al cabo resultó ser fluctuante y con fecha de caducidad como el de la mayoría de los hombres. No supo entenderla, ni ayudarla a superar sus prejuicios y traumas. Quizás ella haya tenido una infancia que explicara esa actitud.

    El verdadero amor todo lo sufre, todo lo espera, todo lo soporta... (Leer corintios 13 en la Biblia)

    Lo sé, lo sé. Quizás la posición de Elsa es indefendible.
    Pero como toda buena feminista, me gusta generar debate.

    ResponderEliminar
  5. Y a quien le damos el premio? Es decir....ni me alegro por lo que pasó Manel ni me alegro por lo que pasa Elsa. Ojala hubiesen coincidido....hubiesen sido muy felices juntos. Pero quien tiene la culpa?

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.