jueves, 25 de marzo de 2010

Dudas inamovibles

Un hombre tenía un problema muy grave y, para solucionarlo, decidió acudir a la consulta de un psicólogo cognitivo-conductista. El problema era sencillo, él creía que era un ratón, y desde que llegó a esa conclusión tenía mucho miedo a los gatos, ya que ellos se lo comerían.
El psicólogo era bueno, muy bueno, y se puso manos a la obra con este buen hombre.
Habló largamente con nuestro amigo e intentó buscar ideas ilógicas que se pudiesen desactivar, custionándolas con evidencias para que se diese cuenta que era una persona y no un ratón.
- ¿Camina usted a cuatro patas o camina erguido?
- Camino erguido.
- ¿Tiene usted lagos bigotes en el morro?
- No.
- ¿Sus orejas son proporcionalmente muy grandes o son las típicas de una persona?
- Son las típicas de una persona.
- ¿Vive usted en un piso o en una ratonera?
- Vivo en un piso.
- ¿Y todas estas respuestas que me ha dado son típicas de personas o de ratones?
- Son típicas de personas... Eso quiere decir que debo ser una persona.
- ¿Debe ser?
- ¡Soy una persona! ¡No soy un ratón!
- Felicidades, está usted curado.
- Es usted mejor psicólogo de lo que me habían dicho. Muchas gracias.
Nuestro hombre recoge su chaqueta, paga la consulta y se muestra muy contento, muy animado por lo que ha descubierto, pero, cuando llega a la puerta se detiene y se gira con una expresión que le indica al psicólogo que algo no anda bien.
- Perdone un momento. Ahora que lo pienso, lo importante no es que yo sepa que no soy un ratón, lo importante es que lo sepan los gatos ¿no le parece?

1 comentario:

  1. Bueniiiisimooo!!!! Supongo que ahora tendremos que esperar una segunda parte...aquella que nos diga como conseguir que los gatos no nos vean como un ratón.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.