miércoles, 21 de abril de 2010

Monólogo interior


- ¿Por qué la gente sufre tanto?
- ¿Quieres decir que sufrimos más ahora que antes?
- Da esa sensación. O, a lo mejor, es que ahora la gente no va a los curas para desahogarse...
- Tal vez tengas razón. Pero, tal vez sea que la fe no resulta útil a la razón ni a las emociones. De todas formas, ¿a qué viene tu pregunta?
- Me da la sensación de que se está terapeutizando la sociedad.
- ¿Quieres decir que la terapia se ha convertido en un elemento indispensable de la sociedad? ¿O sólo que lo es más que antes?
- No lo sé, sólo sé que desde hace un tiempo veo que la gente sufre más. Veo más incomunicación.
- A lo mejor es debido a las nuevas lentes que utilizas ahora.
- Puede ser, veo a la gente más agobiada y sin capacidad de encontrar palabras para expresar aquello que sienten, piensan y/o les preocupa.
- Esa me parece una observación más acertada.
- Pero, ¿Por qué ocurre? ¿Por qué no aprendemos a comunicarnos con los demás?
- Tal vez el problema sea que no sabemos comunicarnos con nosotros mismos.
- ...
- Cuando algo nos agobia buscamos respuestas, pero por lo general buscamos de manera obsesiva, como el chiste que te conté del borracho y la farola. Como no encontramos la respuesta, cada vez restringimos más el espacio de nuestro análisis, y cada vez reducimos más nuestra capacidad de comunicarnos.
- ¿A qué se debe eso? ¿Qué hace que no nos podamos comunicar cuando nos obsesionamos?
- Creo, y no sé si hay una opinión científica para ello, que el lenguaje de la obsesión es muy personal, y muy limitante, está muy cargado de significados propios, cargado de muchos prejuicios difíciles de articular.
- ¿Lo que me dices es que cuanto más obsesionado estás más difícil es comunicarte con los demás?
- Podría decirse así, sí. Piensa que hay gente que está tan acostumbrada a hablar consigo misma que se le olvida cómo ha de hacerse con los demás.

2 comentarios:

  1. Pienso que no se sufre más sino peor, sufrir ya no está bien visto, tiene una valoración negativa en la sociedad actual y no se acepta como una emoción más, disponemos de infinidad de posibilidades para anestesiar/aplacar este estado que buscan la satisfacción inmediata; El sufrimiento es una respuesta natural del ser humano y para que exista lo que podemos calificar de goce tiene que estar el sufrimiento; Considero que vivimos un poco desconectados de nosotros mismos y eso dificulta la expresión. Mónica Gil

    ResponderEliminar
  2. Sobre el papel que hacían los confesonarios antes y los psicólogos ahora, es una reflexión que ya me hecho en varias ocasiones. Es claro que no se acepta muy bien el estar mal, es por eso que mucha gente se inventa " su estarbien" de cara a los demás, aunque lo demás va por dentro, que luego sale, normalmente como nezquindad. Estoy de acuerdo con que nos acostumbramos a hablar con nosotros mismos, y nos cuesta hablar con los demás de lo que sentimos o pensamos, pero es que,a veces,decir lo que piensas te convierte en un bicho raro, no se pueden decir según que cosas, sobre todo si la reflexión se hace desde un punto de vista "moral"¡la moral! ¡¿a quién importa la moral?!, lo que importa son los "triunfos". Nos vemos pronto. Un saludo.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.