sábado, 30 de octubre de 2010

La escalera del pánico


Una de las cosas que nos ocurre cuando estamos en situación de crisis es que podemos entrar en pánico, y este pánico puede bloquearnos y provocar que nuestras decisiones se puedan ver afectadas por el efecto tunel, o lo que es lo mismo, que focalicemos nuestra atención de manera que no contemplemos todas las posibilidades que en condiciones normales podríamos valorar.

Una forma de evitar el pánico es plantearse el pánico como una opción real, valorar el "peor escenario posible" o como dicen los usamericanos "worst case scenario" y ver si es asumible. Para ello hay que planteárselo con el máximo de detalles y apoder ser, por escrito.

Si planteado el peor escenario posible vemos que lo podemos asumir, el pánico pierde enteros rápidamente. En el caso que no sea asumible, que es lo más probable en la mayoría de casos, lo que hemos de hacer es subir un escalón y platearnos un escenario un poco menos malo. Planteado este nuevo "menos peor escenario posible" vemos si este es asumible y si no, volvemos a subir otro peldaño, repitiendo hasta que encontremos un escenario que sea asumible.

Puede parecer una estrategia que requiere mucha frialdad, pero sólo las primeras veces, y una de las principales ventajas es que nos da la sensación que estamos controlando algunas posibilidades, que sabemos jugar con algunos elementos de riesgo y que la cosa no se nos va tan fácilmente de las manos.

5 comentarios:

  1. hola,
    qué pasa si la decisión ha de tomarse rápidamente, en cuestión de minutos, y no tenemos ese tiempo para poder estudiar y evaluar lo soportable, o no, de los otros escenarios ?
    qué podemos hacer ?

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo que propone el blogger es una receta. Sería como el vestirse despacio y santiguarse de los toreros. Lo que contrapone Ingrid que las recetas precisan unos tiempos.

    En realidad, que no haya salida en mi caso no produce pánico, sino una extraña serenidad, que podría definirse 'como enfrentarse a tu destino'.

    Y eso funciona, porque que no haya salidas no depende de ti, pero tu serenidad sí.

    ResponderEliminar
  3. hola de nuevo,

    Alex, comparto tu punto de vista sólo en parte.
    A veces, que salga bien o mal algo, lo tienes en tus manos, y no es siempre cosa del destino o la suerte.
    Creo que si no eres "capaz" de gestionar favorablemente para ti esa situación eres tu quién dejas que tu destino se escape.
    Por ej.: un examen, estás muy preparado,has estudiado y sabes sobre esa matéria. Pero, la presión del tiempo, la velocidad en la reacción que has de tener te paraliza.

    (supuesto blogger)
    * peor situación: suspenso.
    lo asumo? nooooooooo !
    de ahí la situaciín de pánico.

    (supuesto Alex)
    * la salida depende de mi ?
    en este caso sí


    supongo que el autocontrol es la clave, o hacer 1000 examenes jejeje..

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Es una receta que tenemos que interiorizar para poder aplicar en momentos críticos, pero sólo se puede interiorizar a través de la práctica. Es como conducir, cuanto más conduces más practica tienes y mejor llevas la incertidumbre de la conducción.

    Evidentemente hay factores externos que pueden variar nuestra predicción, pero si deseamos seguridad no tenemos que buscar teorías, tenemos que buscar teoremas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que es mejor solución el positivismo que carcomerse por el miedo. Hay que recordar que la mayoría de nuestros sufrimientos son por razones imaginarias. Si tomas la costumbre de asumir que eres superior a todos tus problemas ,ya casi están resueltos, y si no lo están los enfrentas mejor con positivismo pues puedes tener un momento eureka y dar con la solución. Si te llega a cornar el toro,ya qué.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.