lunes, 11 de julio de 2011

Disfunción erectil relacional o "huelga de pene"

- El médico me ha dicho que no había ninguna causa biológica para mi disfunción erectil, y por eso me recomendó ir al psicólogo.
- ¿Y cuándo comenzó?
- Hace unos meses, poco más de medio año. El médico dice que es ansiedad, pero yo no me noto nada ansioso.
- No siempre es uno consciente de la ansiedad, más si es algo sostenido en el tiempo. Explícame cómo fue la última vez que ocurrió.
- Fue el pasado sábado. Mi pareja es divorciada y los niños estaban ese fin de semana con el padre. Aprovechamos los días que los niños no están para mantener relaciones.
- ¿No tenéis relaciones si los niños están en casa?
- No. Ella no se siente cómoda.
- Ya. ¿Y desde cuándo sabías que el sábado tendrías relaciones sexuales con ella?
- Desde la última vez, hace dos semanas.
- Ya. Una pregunta más, entre "sábado sexual" y "sábado sexual", ¿hay algún día que tú desees tener sexo con tu pareja?
- Sí, algunos días.
- ¿Y no se lo comentas?
- No.
- ¿Por qué?
- Porque ella no se siente cómoda, tiene vergüenza que los niños nos puedan oir...
- Ya. ¿Y qué hacéis cuando vais de viaje con los niños?
- Nada de sexo.
- ¿Aunque estéis en habitaciones separadas?
- Sí. No quiere despertarlos.
- Claro. Una última pregunta, ¿no se te ha ocurrido pensar que tu pareja sea frígida?
- ¿Qué? ¡No! Ella nunca nunca ha tenido problemas, sólo yo. ¿Por qué dices eso?
- Bueno, parece que ella nunca ha tenido que negarse a mantener relaciones sexuales contigo. Pareces tan buen hombre, tan solícito, tan educado que te doblegas a sus deseos y a su voluntad sin tener en cuenta tus propios deseos. Creo que lo tuyo es caso claro de huelga de pene.
- ¿Cómo?
- Claro, parece que cuando llega el momento de darte placer tu pene se rebela contra tu actitud sumisa. Digamos que no está de acuerdo con la sumisión a la que lo sometes. Entonces opta por una actitud pasivo-agresiva, flácida, para no proporcionar placer a un cerebro que no se lo merece ni le corresponde.

3 comentarios:

  1. El peligro de "la huelga encubierta" es un "cierre patronal", con lo cual ambas partes perderían. Mal negocio. Cuando el placer se convierte en obligación, deja de ser placer. Probablemente la negociación y la apertura a nuevas posibilidades relajaría a ambos, pero para eso es necesario tomarse tan en serio las propias necesidades como las del otro. Sino,se abre la puerta a unos invitados poco recomendables: el temor y la evitación, con la consiguiente culpa...Y en esas condiciones, "no se puede".

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel,
    yo estoy teniendo ese "problema" con mi pareja, pero en mi caso nada tiene q ver con el caso que planteas, es más, nosotros estamos en el primer tiempo de la relación, que se supone q es la etapa más pasional no? No sé, estoy bastante confundida pq nunca me ha pasado con un hombre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Rocío,

    Tal vez, si estáis en la fase más pasional, tal vez es que le intimidas... Y teme no estar a tu altura.

    De todas formas, el mejor consejo que os puedo dar es hablar, comunicarse relaja las cosas... Recuerda que el sexo es la forma más íntima de comunicación, "se folla como se habla"

    Un abrazo

    M.A.-

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.