jueves, 14 de julio de 2011

Tomarse el tiempo necesario

Hace un tiempo me sucedió una anécdota con una compañera de trabajo. Fuimos a tomar un café antes de un curso que teníamos que dar y me dijo:

- Hay una cosa que me gustaría hablar contigo.
- Dime
- Mira, ocurrió hace un par de semanas y no me gustó algo que dijiste y desde entonces tengo ganas de hablarlo contigo y aclararlo. Le he estado dando vueltas durante estas dos semanas porque te tengo mucho aprecio y no me gustaría que hubiese malentendidos entre tú y yo.
- Ya.

Y entonces me explicó lo que según ella sucedió. Mientras ella lo explicaba yo intentaba recordar la situación, lo que ocurrió y lo que dije, pero claro, mi cerebro no tiene toda la información a mano en todo momento, de manera que el estado mental en el que me encontraba era de confusión, ya que por un lado no lo recordaba con claridad y por otro tampoco quería que se estropease nuestra amistad. Así que decidí tomarme unos segundos para pensar. Pero ella me interrumpió con una pregunta:

- ¿No tienes nada que decir?
- Pues ahora mismo no - acerté a decir - sólo que creo que eres terriblemente injusta conmigo.
- ¿Yo? Te he explicado lo que pasó y mis buenas intenciones, ¿y te parezco injusta?
- Sí. Muy injusta. Casi te podría decir que egoísta.
- ¿Por qué?
- Porque tú no tienes problemas en reconocer que te has permitido el lujo de tomarte dos semanas para pensar con calma como abordar el tema conmigo y a mi me pides que sólo me tome unos segundos. Como si a mi no me importase nuestra amistad. ¿No crees que me merezco valorar mi respuesta? Casi debería pedirte dos semanas para tener las mismas oportunidades que tú de valorar todo lo que desee.

Evidentemente le acabé pidiendo unos minutos para pensar una respuesta. Mientras, hablamos de otras cosas que no ponían en riesgo nuestra amistad. En ese tiempo que me tomé para pensar, pude recordar detalles que para ella no fueron significativos y que dieron un matiz diferente al "conflicto" que teníamos.
Esta es una situación anecdótica y un punto trivial, pero, ¿cuántas veces se nos pide que contestemos sin pensar? ¿Y con qué intereses, los míos o los del otro? Si yo no defiendo mis intereses, ¿Quién lo hará?
¿Por qué hemos de contestar a los demás rápido, sin valorar las posibles respuestas en función de nuestra conveniencia? ¿Acaso no vamos a asumir las consecuencias de lo que digamos o de lo que no digamos?

Parece que lo inteligente es ser reactivo, rápido, tener respuesta para todo en todo momento. Pero claro, eso no es pensar, eso sólo es reordenar prejuicios y enviarlos a la boca. Eso es hablar sin pensar, y los que lo hacen bien son muy seductores, pero los que deseamos aprender a pensar tenemos la obligación moral de hacer respetar nuestros tiempos. A menos que queramos vivir como pollos sin cabeza...

2 comentarios:

  1. "Reordenar prejuicios y enviarlos a la boca [qué buena frase]. Eso es hablar sin pensar" ... O ser tertuliano de radio!

    "Los que deseamos aprender a pensar tenemos la obligación moral de hacer respetar nuestros tiempos". Esta otra gran frase se la voy a decir a mi jefe...

    Te regalo esta buena canción sobre el TIEMPO...

    http://www.onlylyrics.com/hits.php?grid=10&id=1010274

    ResponderEliminar
  2. He necesitado años para valorar mi forma de ser: siempre me he dicho que soy “lenta” porque no me doy cuenta de la segunda intención (la verdadera) de comentarios o situaciones. Después de una noche de sueño o al de unos días “me caigo del burro”, ¡Es fantástico! Mi lentitud me libra de enfrentamientos y me permite pensar con calma la buena respuesta como tu bien dices: “según mi conveniencia”

    A menudo me da la impresión de que algunos me consideran menos lista porque no reacciono tal y como esperan, con rapidez; incluso a veces no reacciono. Lo que no saben es que la que realmente controla la situación, soy yo. Yo me he dado cuenta de todo y con tiempo he decido como actuar. ¡Genial!

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.