lunes, 12 de marzo de 2012

¿Qué es necesario para hacer pensar?

- La última sesión no tuvo ningún sentido.
- Guau, ¿ninguno?
- No. En líneas generales me pareció vacía de contenido, poco útil.
- ¿Y cómo has llegado a semejante conclusión?
- Porque he estado pensando mucho desde que me fuí, y me he dado cuenta que no me removió como las anteriores.
- ¿Las visitas anteriores te removieron y esta última no? ¿A qué crees que es debido?
- No lo sé, tú eres el profesional. Tendrías un mal día, qué sé yo.
- ¿Me estás intentando decir que toda tu capacidad de razonamiento sólo te sirve para llegar a la conclusión de que yo tuve un mal día?
- Bueno, ya sé que no soy fácil.
- Excusa. De todas formas, no estoy para nada de acuerdo con que fuese una sesión "sin sentido" aunque no se lo hayas encontrado.
- Pues he estado pensando mucho en ello...
- ¿No te parece ese un mérito de la propia sesión?
- Hombre, es que de las últimas sesiones me llevaba cosas concretas...
- ¿Trajiste algo concreto?
- ¿Tengo que traer cosas?
- Si no traes nada es posible que no provocases nada digno de ser llevado.

2 comentarios:

  1. Lógico, faltaría más!, cargar a los demás con nuestras expectativas es mucho más fácil que ocuparnos de ellas, si reconozco que el esfuerzo lo tengo que hacer yo, entonces tengo que hacer algo, es mucho más fácil esperar de los demás, así si “fracasan” no es por mí es por su incompetencia que justifican mi impotencia, exigencia, etc y miles ………..cias más. Mónica.

    ResponderEliminar
  2. La incompetencia y la impotencia son las "-encias" que más introspección necesitan para ser curadas... ¡Totalmente de acuerdo contigo Mónica!

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.