lunes, 2 de abril de 2012

La culpa y la vergüenza...


- Después de todo lo que pasó y después de haberle dado muchas vueltas, lo que me queda es un sentimiento que me jode, porque, aunque yo no fui del todo responsable de lo que sucedió, me siento culpable, y de alguna manera me gustaría pedir disculpas. Pero hay algo que me lo impide…
- ¿Te sientes culpable?
- Sí.
- Pero hay incongruencias en lo que dices. Por ejemplo, ¿cómo puedes sentirte culpable si dices que no fuiste del todo responsable de lo que sucedió?
- Sí, es cierto, pero es como me siento.
- Tal vez es que no te sientas culpable, tal vez estás confundiendo la culpa con otra emoción…
- ¿Se puede confundir emociones?
- Bueno, la verdad es que hay personas que las confunden continuamente, y algunas ni siquiera saben qué es lo que sienten, si es que sienten algo. Pero la verdad es que no recibimos ningún tipo de educación sobre cómo distinguir las emociones, lo hacemos en función de lo que escuchamos y vemos hacer a los adultos de nuestro entorno cuando somos niños.
- Sí, claro, no tuve clases de emociones en mi formación académica. Pero, ¿con qué emoción puedo confundir la culpa?
- Veamos, si yo te digo cuatro emociones básicas a ver con cuál de ellas te parece a ti que tiene más parecido emocional: rabia, miedo, vergüenza y tristeza.
- Hombre… así mismo, diría que la podría confundir con, ¿vergüenza?
- Es la más probable, sí.
- ¿Y esto para qué me sirve? Quiero decir, vale, asumamos que me siento avergonzada en lugar de culpable, ¿no estamos cambiando únicamente la etiqueta de cómo me siento?
- Ni de coña. La verdad es que en este caso la etiqueta es de suma importancia, y eso es debido a que las emociones tienen como objetivo guiar tu conducta a conseguir un determinado objetivo…
- ¿Qué objetivo tiene la culpa?
- Reparar el daño causado o disculparse para aliviar la tensión relacional.
- Ya, y la vergüenza tendrá como objetivo apartarme, esconderme…
- Correcto, así puedes salvar algo de orgullo.
- Entonces, si yo me siento avergonzada por todo lo sucedido y lo confundo con sentirme culpable, ¿en qué me perjudica?
- Yo diría que si tú reaccionas a la culpa pedirás disculpas, pero eso sería lo contrario de lo que te deberías hacer si te sientes avergonzada, por lo que en lugar de dar sentido a la emoción y hacer que se reduzca, lo que harás será aumentarla, ya que te estarás exponiendo más.
- Ya. (…) Así visto, tal vez pueda entender porqué en muchas ocasiones parece que más que sentirme mejor al expresar cómo me siento, me siento peor.

2 comentarios:

  1. Es muy interesante, creo que alguna vez me he sentido así; culpable, pero sin deseo de pedir disculpas.
    Si me vuelve a ocurrir, podré valorar si tal sentimiento es realmente culpa o vergüenza. Gracias.

    Esther-Ishtar

    ResponderEliminar
  2. Algunas religiones y sociedades son expertas en inculcar este sentimiento, ej.: ......por mi culpa por mi culpa por mi gran culpa...., yo que fui a un colegio de monjas, lo sentí bien de cerca y lo que no era pecado era malicioso.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.