lunes, 28 de mayo de 2012

Una chica afortunada


Nuestra protagonista creció en una familia donde los padres fomentaban la comunicación, compartir lo que se pensaba y lo que se sentía, ayudar al otro sin pedir nada a cambio y a basar el crecimiento personal en el esfuerzo y en tener los objetivos claros, respetando los deseos de cada uno por poco entendibles que pudieran resultar.
En un entorno tan cálido nuestra amiga encontró las posibilidades para crecer y superarse, de manera que teniendo claro que si sabía escoger los retos, podría conseguir lo que se propusiera.
Tuvo relaciones sanas, de todas guardaba un buen recuerdo, y la última que ha tenido parecía ser del mismo tipo.
Ella no había dejado de ser ella misma, incluso, si preguntásemos a los que más la querían, había llegado a ser más ella misma que antes. Pero no era feliz. No estaba nada satisfecha. Nadie lo entendía, y ella, mucho menos
Pero se dio cuenta que ella, a pesar de ser mucho más ella que antes, no estaba cómoda. Al contrario, se sentía incómoda. Había perdido el apetito, dormía mal, estaba irritable y tenía ansiedad.
¿Cómo es posible que una persona afortunada se sienta así? ¡Si lo tiene todo para ser feliz! Buen trabajo, una casa en la que vivir, padres, amigos, y pareja que le querían…
“Si no estoy cómoda no puedo ser afortunada”
Un día tomó una decisión. Se detuvo a pensar. Valoró todas las posibilidades, todas las opciones, y llegó a la conclusión de que sólo podía estar pasando una cosa: Si el mundo se rige por equilibrio – desequilibrio, el hecho de que yo esté incómoda debe estar produciendo la comodidad de alguien.
Y buscó. Se tomó su tiempo para descubrir quien en su entorno se aprovechaba de su incomodidad para conseguir una mayor comodidad. En pocas palabras, quien se aprovechaba de ella.
Y lo encontró. Se lo hizo saber. Le propuso cambios que no fueron aceptados. Cuando se dio cuenta de que la comodidad de los dos no era posible tomo una decisión: lucho por la suya. Fue acusada de egoísta, y no pocas veces, pero ella sabía que sólo era afortunada…

3 comentarios:

  1. Esa chica ... soy tan yo.
    Y en verdad que soy afortunada!

    ResponderEliminar
  2. Pues eres doblemente afortunada, puesto que la mayoría no lo saben...
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.