lunes, 4 de junio de 2012

El fantasma de las navidades futuras

http://filoposvida.blogspot.com.es/2012/05/la-generacion-ni-ni.html
- En realidad tienes dos opciones: resignarte o atreverte a probar algo completamente nuevo.
- He probado muchas estrategias, muchas, y ninguna ha tenido el efecto deseado.
- Seguro. Pero yo no he dicho que tú no hubieras hecho nada, he dicho que tienes que hacer algo completamente nuevo, algo diferente, algo que sorprenda, que te dé la iniciativa de la situación y que haga pensar a tu hijo.
- No se me ocurre nada nuevo que pueda hacer. Y menos que pueda funcionar.
- Seguramente eso pasa porque no te atreves a plantearte opciones "diferentes".
- ¿Por qué no me iluminas? Tal vez así acabaríamos antes...
- En realidad tienes toda la información que necesitas, solamente necesitas hacerte nuevas preguntas que te permitan aproximarte a tu realidad desde otra perspectiva. Por ejemplo, teniendo en cuenta la situación actúan y la edad de tu hijos, ¿Qué es lo que más te asusta?
- Es que no le veo futuro. Con veinte años que tiene no ha demostrado nada, ni al mundo ni a sí mismo.
- ¿Lo sabe él?
- Se lo he dicho infinidad de veces.
- Tal vez sea ese el problema, él no necesita recordar que no ha hecho nada en su vida porque ya te tiene a ti que se lo recuerdas para que no lo olvide...
- ¿Debería callarme?
- ¿Has sido una buena madre?
- Por supuesto. Lo he hecho lo mejor que he podido, con amor y sacrificio.
- ¿Que es lo que te preocupa entonces?
- Quisiera que se diese cuenta, tal vez así podría abrir nuevas puertas para su futuro.
- ¿Qué expectativas tiene ahora?
- A este paso vivir toda su vida con sus padres... No estudia, no trabaja, no tiene ningún tipo de ilusión...
- No estoy de acuerdo con esto ultimo que has dicho, sí que hay algo que le ilusiona.
- ¿Qué?
- Vosotros, sus padres.
- ¿Nosotros?
- Sí. Parece que no sois conscientes del enorme sacrificio que vuestro hijo está realizando por vosotros... Aunque es probable, muy probable, que él mismo no lo sepa.
- ¿Qué sacrificio está haciendo?
- Hombre, es que desde fuera da la impresión que vuestro hijo está renunciando a una vida adulta plena para poder pasarla con vosotros. Parece que, de alguna manera, su aspiración vital es quedarse a cuidar de vosotros.
- ¡Sí, hombre!
- Tómate unos segundos para reflexionarlo y valorarlo.
- Ya... Desde un punto de vista muy egoísta eso implicaría que ni mi marido ni yo tendríamos que ir a una residencia.
- Correcto.
- Pero, a parte de lo divertido que pueda ser tu análisis, ¿Qué utilidad práctica tiene?
- Eso dependerá de tu capacidad para ponerlo en practica. Si utilizas este nuevo enfoque, de entrada, te relajarás, ya que el cambio te proporcionará un nuevo control de la situación... Cuando te sientas cómoda con el enfoque, tal vez puedas empezar a decírselo a tu hijo, mostrarte agradecida, decirle lo feliz que eres al saber que él nunca os abandonará, que siempre estará ahí...
- Creo que eso no le gustará nada.
- A nadie nos gusta que nos enseñen lo malo que está por pasar en nuestra vida. En algunos casos Nos hace conscientes de nuestra incomodidad, en unos pocos afortunados, hace pensar y promueve un cambio.
- ¿Entonces no es seguro que funcione?
- No. Pero le habrás dado una oportunidad de plantearse lo que le queda de vida que hasta ahora no ha tenido.

1 comentario:

  1. A mí por ser la última de los hermanos, con 23 años, ya me pintaron ese futuro y salí zumbando, en mi caso me precipitó más que me movilizó, pero es que la medida justa de las cosas es complicada de encontrar, es más dudo que exista, porque mi medida justa no es la tuya en fin lo de siempre un follón. Mónica.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.