lunes, 25 de junio de 2012

Las decisiones y sus circunstancias


                                                       Las decisiones se toman en función de las 
circunstancias. Si éstas cambian, tenemos
el deber moral de revisar esas decisiones

- No parece que lo estés llevando muy bien…
- Creía que si la perdonaba se resolvería todo, pero la verdad es que no hago más que continuar dándole vueltas…
- ¿Te es útil?
- Ni de coña. Es un martirio. No llevo nada bien esto de los celos. ¿Por qué lo tuvo que hacer?
- ¿Se lo has preguntado?
- Sí. Dice que no lo sabe, que fue el momento, que fue superior a ella…
- ¿Y te es útil esa respuesta?
- No. Pero no obtendré otra, creo…
- ¿Y te conformas?
- ¡Qué remedio! Creo que lo peor es vivir con dudas.
- ¿Quieres vivir así?
- He de ser consciente con la decisión que he tomado.
- Creo que te puedo poner un video lo comentamos y vemos si te ayuda a valorar otros puntos de vista. Es de la serie de TV Sexo en Nueva York. Te pongo un poco en antecedentes: Samantha está casi segura que su novio, que le ha sido infiel en varias ocasiones, le va a volver a serlo en breve, y toma una decisión.
video

- Ya. Aquí parece muy sencillo…
- Sí, una película siempre tiene que exagerar algunos aspectos para hacerlos más visibles…, pero, lo importante es si quieres seguir manteniendo una decisión que no puedes mantener sólo por el hecho de haberla tomado antes de las circunstancias que te llevaron  tomarla cambiasen.
- Ya. Sí. Las circunstancias han cambiado. ¿Pero eso me legitima para cambiar mi decisión?
- Si tu estabilidad emocional está en juego, sí. Son las circunstancias las que legitiman nuestra decisión, no al revés. No tienes el deber de cambiar tu decisión, pero si tienes el deber moral de platearte si no es conveniente cambiarla…


5 comentarios:

  1. Debo tomar una decisión para cambiar de vida.. lo he pensado bastante, pero sé que mi pensamiento es sesgado y puedo estar equivocada. Cómo saber en un momento determinado qué es lo más correcto ¿?

    ResponderEliminar
  2. En esto, como en todo, hay diferentes opiniones... ¿La mía? Las decisiones nunca se toman desde la objetividad, por lo que siempre están sesgadas. Así que hay que asumir la posibilidad de error, porque si no somos esclavos de ella, e intentar, en la medida de nuestras posibilidades disfrutar de los aciertos y aprender de los errores.

    Vive, ya enrenderás...

    Besos y gracias por participar

    ResponderEliminar
  3. ..això em sona.. ;)
    Modesty

    ResponderEliminar
  4. La estabilidad emocional está en juego se tome la decisión que se tome, hay que tener valor para desestabilizarse, el problema es que hay una inestabilidad que puede asustar más que otra, aunque la decisión sea mejor a largo plazo, si nos puede la urgencia y el miedo a lo desconocido nos quedamos con la de inestabilidad actual que acabará siendo probablemente la que nos lleve a desestabilizar a corto, medio y largo plazo. Mónica.

    ResponderEliminar
  5. Como apelar al deber moral cuando nuestros deseos y sentimientos se aferran al afecto y planes. El problema de tomar una decisión cuando nos encontramos emocionalmente inestables es la falta de visión que produce. Sea cual sea la decisión que tomemos ara que cambiemos nuestra forma de pensar y sentir.
    La forma de tomar la mejor decisión la entremos que encontrar cada uno de nosotros, cuando la encontremos sabremos que hacer. Pero por encima de todo, tendremos que luchar por nuestra vida y bienestar, partiendo de esto siempre tendremos algo más por dar y pedir.

    Buen día a todos.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.