domingo, 1 de julio de 2012

El cubo de vómitos

- La verdad es que desde hace un par de semanas no tengo ganas de ver a Juana.
- Tenía entendido que eráis muy amigas...
- Yo también lo creía, pero... mira, yo no sé si es así... puede sonar muy pretencioso por mi parte, pero tengo la sensación de que, no sé... como si yo fuese más amiga de ella que ella amiga mía. Parece que siempre se está quejando, quedamos, me calienta la cabeza con sus problemas, la escucho, pero luego veo que no hace nada para arreglarlo, y no le interesa nada de lo que yo le pueda explicar, parece que ella es la única persona que sufre en el mundo.
- Entiendo...
- ¿Sí? Pues me iría muy bien que arrojases un poco de luz sobre esto, porque la verdad es que me siento muy miserable.
- ¿Te he explicado alguna vez mi teoría del cubo de vómitos?
- Con ese nombre creo que lo recordaría.
- Bueno. Veamos, diciéndolo de una manera directa, Juana te está utilizando como si fueses su cubo de vómitos. Cuando ella está llena, saturada de aquello que ya no soporta en su vida, queda contigo y se vacía, te vomita encima. Y claro, tú estás ahí para escucharla...
- Claro, en eso se basa la amistad, ¿no?
- Si es lo que vosotras pactáis, si. Yo prefiero vivir con la creencia de que la amistad es una relación de la que salen benefiadas ambas partes.
- Es que yo quiero ayudarla, pero...
- ... ¿ella no acepta tu ayuda?
- Sí. Esa es la sensación que tengo, de que de alguna manera no quiere mi ayuda. ¿Qué puedo hacer?
- Hombre... vamos a ver, básicamente puedes decidir si deseas seguir siendo su cubo de vómitos o no. En el fondo, lo que tienes que decidir es qué tipo de función quieres desempeñar en la vida de tu amiga.
- Ya...
blogdefarmacia.com/
- Digamos que actualmente sólo sirves como un mecanismo homeostático, ella te vomita cuando no puede más y te deja a ti con toda su mierda. Luego, obviamente, se va contenta, sabe que puede volver a llenarse de más mierda porque te la podrá vomitar a ti cuando no pueda aguantar más.
- Yo no quiero más vómitos. Que le vomite a otra persona...
- Bueno, supongo que es lo que hará cuando no te tenga a ti.
- ¿Qué pasará con nuestra amistad?
- Entrará en crisis. Tú estarás redifiniendo la relación.
- Pero es que no aguantaba más.
- Claro, pero ella se va a incomodar, y eso no le va a gustar. Se enfadará.
- ¿Y qué hago?
- Alegrarte. Si ella se enfada porque tú te estás cuidando es que lo estás haciendo bien. ¿No te parece?

4 comentarios:

  1. Pasando por la misma situación y tampoco sé qué hacer

    ResponderEliminar
  2. Puedes dejar que te vomiten o puedes no permitirlo. Tú serás quien tenga que vivir colas consecuencias de esa decisión, y no puedes vivir sin decidir.

    Vale más lo malo conocido que lo posible malo por conocer?

    Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Yo también me he sentido muchas veces tanto en un lado como en el otro, lo mejor es no excederse y saber frenar a tiempo, como todo en la vida,

    Feliz verano,

    ResponderEliminar
  4. Me he encontrado con un caso de cubo de vómitos: esa persona era vomitada en su cubo y a su vez esa misma vomitaba a otra en su cubo, supongo que es cuestión del tipo de vómito y del tamaño del cubo, es un poco una cadena de vómitos, no te cierro la boca para que me pongas perdida y luego la abro yo por ahí si me dejan. Mónica.

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.