lunes, 27 de agosto de 2012

El por qué de su conducta

¿Por qué lo ha hecho?

- ¿Y por qué no lo iba a hacer?

- Porque me hace daño
- ¿Y?
- ¿No se da cuenta?
- Parece ser que no, ¿Debería?
- De eso se trata, ¿No? No hacer daño a quien más amas...
- Bueno, eso deberías preguntárselo.
- Sería  perder el tiempo, no contesta a mis preguntas, dice que mi actitud es inquisitorial y que no se someterá a ningún tercer grado. ¡Yo necesito saber por qué lo hace si dice que me quiere! ¿No puedes decírmelo tú?
- Poder, podría. Lo que no tengo claro es que deba decírtelo.
- ¿Por qué?
- Porque deberías saberlo tú, o descubrirlo, para así aprender.
- Pero no puedo. Por más vueltas que le doy no entiendo por qué hace lo que hace, yo sólo intento que tengamos la vida más fácil posible, intento que sea feliz, que disfrute...
- Curioso, parece que los dos buscáis lo mismo, pero sólo te quejas tú.
- ¡Joder! Es que lo estoy pasando mal. ¿Por qué me hace daño si tiene todas las posibilidades del mundo para hacer lo que quiera?
- Tal vez ese sea el problema, que tú le das todas las posibilidades.
- ¿Qué quieres decir? ¿Qué posibilidades no he de darle?
- Las que no te convengan, ¿No te parece?
- ¿Me intentas decir que me hace daño porque puede?
- ¿No te parece la respuesta más evidente? 
- Ya. Pero eso implicaría que...
- ¿Si?
- ... que el puede porque yo se lo permito...

2 comentarios:

  1. :O
    Me he quedado loca con esta entrada!!

    Siempre he creído en la libertad personal y mucho más en la pareja. ¿Quieres decir que cuando le das libertad a tu compañero y se comporta mal es culpa tuya por no marcar los límites?
    Cuándo pasa olímpicamente de la empatía y le tienes que explicar que te hace daño, ¿es culpa tuya por no darle clases de ética y moral, por no instruirle sobre la diferencia entre el bien y el mal?

    Si alguien me hace daño es porque yo se lo permito; verdadero, pero ¿Cuántas veces hay que explicar a un adulto que es lo que hace daño y lo que no?

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, vamos por partes... La palabra culpa se utiliza con demasiada ligereza, prefiero hablar de responsabilidad, ya que ofrece más posibilidades de aprender.
    Respecto a la conducta libre en pareja, estoy de acuerdo contigo, la libertad es irrenunciable, más aún en una relación, pero, antes de valorar por qué alguien se comporta de una determinada manera, antes de lamentarnos, deberíamos pensar qué hemos hecho, incluso qué no hemos hecho para que pueda llegr a pasar.
    La libertad es necesaria, la responsabilidad, irrenunciable.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.