lunes, 9 de septiembre de 2013

Comunicarse en pareja, de principio a fin


Una relación de pareja se basa en la comunicación que las partes que la componen son capaces de mantener. Así de sencillo. Todo es comunicación, porque recordemos que es imposible no comunicar y no todo el mundo comunica adecuadamente. Ni de coña.
Hay personas que prefieren comunicar lo positivo que hay en ellos y lo positivo que perciben en el mundo, otros no. Los primeros son más agradables de tratar, más enriquecedores, los segundos son más cansinos. Por supuesto tienen mejor relaciones de pareja los primeros que los segundos.
Hay quienes prefieren basar su estrategia comunicativa en compartir y hay quien prefiere conservar. Los primeros descubren que aprenden, los segundos sólo tienen memoria y, por supuesto, tienen mejor relaciones de pareja los primeros.
Hay quienes prefieren utilizar la comunicación para construir puentes, vías que faciliten la conexión con los demás y hay quienes prefieren levantar muros constantemente, para defenderse, por si les atacan. Por supuesto tienen mejor relaciones de pareja los primeros que los segundos, ya que estos últimos suelen tener a su pareja prisionera.
Pero eso sí, todos pueden tener relaciones de pareja. Los que se mueven en los primeros grupos tenderán a tener relaciones más satisfactorias que los segundos, obviamente.
Pero, si las relaciones comienzan y se basan en la comunicación, ¿cómo terminan?
Comunicando. 
Las personas que se mueven en los primeros grupos finalizan la relación hablando, con más o menos dolor, pero hablando. Y aprendiendo. Las personas que se mueven en los segundos grupos, como no saben comunicar necesitan profesionales que hablen por ellos. ¿Qué profesionales? Creo que les llaman abogados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.