lunes, 7 de abril de 2014

Singularitis

- Tal vez es que haces un planteamiento inadecuado, tal vez es que pretendes acercarte a quien prefiere mantenerte alejado.
- Claro, de eso ya me he dado cuenta, pero ¿por qué lo hace?¿por qué no me aceptan?
- Puede ser que el problema no lo tengas tú, tal vez el problema es de la otra parte. Si ese es el caso no puedes hacer nada para acercarte.
- ¿Qué problema crees que pueden tener?
- Singularitis.
- ¿Disculpa?
- Se trata de una inflamación de la singularidad. Tal vez la otra parte considera que es especial, diferente, alternativa, y que tu presencia le restaría singularidad al grupo...
- Eso es lo que no entiendo, ¿cómo voy a restar si yo sólo pretendo aportar?
- Bueno, tal vez tus posibles aportaciones son percibidas como algo menor, algo que incluso en el caso de merecer la pena supondría un precio demasiado elevado porque restaría identidad al grupo, y esa identidad para ellos es tan singular que les define como grupo más allá de las posibles aportaciones externas.
- ¿Por qué es eso un problema para ellos si soy yo quien lo sufre?
- Tu sufrimiento es debido a que te das cabezazos contra un muro creyendo que hay una puerta, cuando te des cuenta que tu deseo de acceder a esa porción de la realidad no te legitima a ello, comenzarás a vivir mejor. La frustración es mejor que no se convierta en impotencia... En cambio ellos, si siguen con esta estrategia y desprecian todo aquello ajeno a su singularidad identitaria, acabarán por enquilosarse. Y eso, para un grupo humano, es la muerte en vida.

Gracias a Pere Esteve por la idea...

4 comentarios:

  1. Yo tengo otra visión del asunto y se llama "comportamiento sectario". Por todos es sabido que para que haya un pensamiento único, es necesario mantener alejados a los acólitos de posibles influencias externas, que serían vistas como peligrosas. Por tanto, situar un muro alrededor de la prisión de oro, tendría dos objetivos: alejar al ajeno y aglutinar al acólito. Porque lo que de verdad mueve la NECESIDAD de singularidad es el MIEDO. ¿Qué pasaría si el mundo descubre que en realidad no soy/somos lo que predico/predicamos ser? ¿qué pasaría si descubrireran mi mediocridad tan esforzadamente oculta tras la pretensión de SINGULARIDAD? Entraría en pánico...Y es que "Quien teme sufrir ya sufre el temor"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu análisis es mucho más profundo... Buenas ideas para entradas futuras. Gracias!

      Eliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.