domingo, 2 de noviembre de 2014

Evitar el sufrimiento ajeno

- Bueno, después de todo lo que me has explicado no parece que tengas una solución o salida sencilla. Todas las opciones que se te abren comportan beneficios y pérdidas, tanto de gran magnitud como de poca.
- Yo lo único que deseo es no hacer daño a nadie.
- Ya, pero sabes que eso es una utopía.
- ¿Por qué? Tiene que haber una manera de hacer las cosas que permita que nadie salga herido.
- No.
- ¿Por qué?
- Porqué el daño ya está hecho. A lo único que puedes aspirar es estos momentos es a reducir los daños, a escoger aquella opción que menos daño provoque, sobre todo si no se lo merecen.
- Y tanto que no se lo merecen, la única persona culpable en esta historia soy yo.
- Bueno, pues ya tienes una pista sobre la que construir tus decisiones inmediatas.
- ¿Qué quieres decir?
- Que si tú eres el culpable o responsable de lo sucedido, eres la persona que tiene que cargar con mayor número de consecuencias negativas, ¿no te parece?
- Lo entiendo, pero no me gusta. Yo sólo deseaba estar mejor, no quería hacer daño ni a mi pareja ni a esta otra persona, no sé si me entiendes.
- Te explicas perfectamente, pero si dices que en este triángulo eres la única persona culpable, eres quien ha de cargar con más peso, ¿no?
- Entiendo lo que dices, pero yo no quería hacer daño a nadie, no puede ser que yo me tenga que joder para que los demás no sufran.
- Bien, exploremos. ¿Tu pareja es responsable?
- ¿De qué?
- De lo sucedido, de que tú hayas buscado una relación nueva...
- No, qué va, es una persona maravillosa, la quiero mucho, pero no siento lo que sentía al principio... no la amo.
- ¿Y tu amante?
- No, tampoco. Es una persona que me ha ayudado cuando me vió hundido en la miseria emocional. Su única responsabilidad es la de echarme una mano...
- ¿Entonces?
- ¡Sí, ya lo sé! ¡Yo! ¡Siempre yo!
- ¿Por qué te enfadas?
- Porqué yo no deseaba que nada de esto pasase.
- También es cierto que no deseabas que no pasase.
- No es justo, no es justo... yo no quería llegar a este punto, de verdad.
- Por supuesto, pero eso no tiene nada que ver, las cosas están así ahora y lo que has de decidir es cómo deseas resolverlas, o cómo deseas complicarlas...
- Yo no quiero sufrir más, yo quiero estar bien y que las personas que me quieren también estén bien.
- Eso no es posible, para hacer una tortilla hay que romper huevos... y tú has hecho una tortilla enorme.
- Yo no quiero que nadie sufra, sólo eso...
- Mira, no te lo tomes a mal, porque no es mi intención ofenderte ni hacerte daño, pero me parece que lo que te está pasando es porque deseas tomar la decisión que sea desde una perspectiva egoísta.
- ¿Qué? ¿Por qué dices eso? ¡Yo sólo deseo que nadie sufra!
- Sobre todo quien deseas que no sufra eres tú mismo. Desde el principio has tomado decisiones pasivas, dejando que sean las demás personas de tu entorno quien decidan por ti, o las circunstancias, qué más da... mientras te fue cómodo no te quejaste, pero cuando todo se complicó lo único que sabes hacer es sentarte en la silla y lloriquear como una criatura, esperando que alguien lo siga decidiendo todo por ti y que tú puedas justificarte para evitar el sufrimiento. Tanto si tu pareja como si tu amante deciden por ti no es el sufrimiento lo que más te ha de preocupar.
- ¿No?
- No, lo peor que seguirás sin haber aprendido nada y tú condena será seguir repitiendo el mismo error el resto de tu vida. Si deseas ayuda, afronta las consecuencias, si no, nadoe te podrá ayudar...

7 comentarios:

  1. A veces se disfraza de generosidad lo que en realidad es miedo al propio sufrimiento.

    ResponderEliminar
  2. Lo más probable es que una persona así no aprenda nunca cuando su vacío interior se hace un habito, cuando este vacío lo lleve a deambular a divagar hasta encontrar alguien que le haga salir al menos por un tiempo de su miseria emocional , entonces va idolatrar a esa persona ... la pondrá en lo más alto del pedestal, hasta que un buen día se canse y todo deje de ser como al principio , volverá a sentirse vacío, al final su pasividad no tan pasiva hará que su pareja tome una decisión para no sufrir más y así ese ciclo nunca se cerrará. Puede ser que esa persona no cambie pero si su pareja ¿ Que puede ocurrir entonces ? pues puesto que ya existe el sufrimiento sea cual sea el camino que tome , decida no decidir y quizás esta vez no sea tan cómodo dejar decidir.
    Cuando no tienes nada que perder o te da lo mismo las consecuencias, eres el que tiene el poder: la ausencia de miedo es pura fortaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo/a,
      No sé si he entendido bien tus argumentos, pero en cuanto a tu conclusión sí que te he de decir que no estoy de acuerdo. ¿Por qué? Porqué la ausencia de miedo no es valentía, en mi opinicón es temeridad.

      Eliminar
  3. Llevas razón, la valentía no implica ausencia de miedo... Conozco un par de casos que encajarían en ese perfil y en cierto modo las chicas que sufren a causa de ellos se ven obligadas o presionadas a decidir, encima estas personas se salen por la tangente disfrazando el sufrimiento impuesto y su culpa en victimismo por la decisión que ellas han tomado. Desde luego que no aprenden nada. Vuelven a iniciar otra relación cuando se cansan de esa persona, que casualidad que aparece otra, pero ellos no buscaban nada simplemente surgió… y ellos siguen su juego hasta que son ellas las que deciden que hay que hacer algo y por supuesto llevándose la peor parte sin tener culpa. Esto se repite una y otra vez. Para estas personas es un círculo vicioso. Ahora, ¿qué pasaría si algún día se topan con personas que no decidan por él? ¿Y si esas personas con un sufrimiento impuesto deciden que sea el quien se quede con la peor parte? Desde mi punto de vista el miedo de estas personas hacia su propio sufrimiento como dice el comentario anterior, no es más que una actitud egoísta y cobarde. No estaría mal que un día recibieran un poco de su propia medicina. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Tal vez la clave resida en no pensar que ese tipo de personas reciba su propia medicina sino aprender de ello.

    Visto de otro modo, estas personas contribuyen a que alguien aprenda a ser valiente con sus propias decisiones, y con ello, saber exactamente qué es lo que una/o quiere encontrar.

    Sólo entonces y, lejos de ser una víctima, no tratará de transmitir su sufrimiento a la otra parte implicada, sino que seguirá adelante siendo consecuente con sus actos. Porque toda decisión implicará un cambio, y todo cambio es, a mi parecer, muchísimo mejor que la estaticidad de querer ver sufrir a otra persona (por muy mala que sea esta).

    Felicidades por la entrada Miguel Ángel! Es curioso ver todo lo que conlleva tomar una decisión y las implicaciones, no siempre asumibles, por parte de quien las toma.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya parece que no logro expresarme adecuadamente, cuando hablo de su propia medicina no me refiero a causar daño o sufrimiento al igual que hacen estas personas. Me refiero a la toma de decisiones, si no a esto :"Entiendo lo que dices, pero yo no quería hacer daño a nadie, no puede ser que yo me tenga que joder para que los demás no sufran" "Desde el principio has tomado decisiones pasivas, dejando que sean las demás personas de tu entorno quien decidan por ti". "Tanto si tu pareja como si tu amante deciden por ti no es el sufrimiento lo que más te ha de preocupar."Mi curiosidad es saber ¿ que pasaría si estas personas no deciden por él y su si actitud fuese opuesta ( no dañina) ? por que al fin y al cabo de una manera u otra las personas implicadas están contribuyendo en su pasividad tomando decisiones por él. Por otro lado está genial eso de saber lo que una/o quiere encontrar, pero la vida las cosas no son blanco o negro , la vida no es solo teoria y nadie ,absolutamente nadie que inicie una relación por muy equilibrada y sana que sea está exento de verse en una situación de sufrimiento.Ciertamente lo ideal es saber qé es lo que quieres encontrar y puede ser que lo encuentres o no, pero creo que es muy importante saber exactamente qué es lo que una/o NO quiere encontar. Lamento no saber expresarme mejor, ha sido muy interesante este intercambio de opiniones y desde luego este blog el cual considero que tiene entradas muy buenas y sobre todo que hacen reflexionar . Saludos

    ResponderEliminar
  6. Creo que el ejemplo de una conducta valiente es lo más útil en estos casos. Valiente para defenderse del dolor que causa la inseguridad de quien no sabe/quiere saber y dejar de ejercer de salvadores/as de quien dice sufrir tanto. Que alguien sufra no significa que nosotros nos tengamos que sacrificar y sufrir con/por él...

    ResponderEliminar

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.