jueves, 16 de junio de 2016

El precio de la compensación

- Al final, como siempre, he conseguido salir del lío, con alguna magulladura, pero bien.
- ¿Magulladura? - pregunté sorprendido.
- Sí. Después de todo el drama que lié tenía que hacer algo para compensarle, ¿no te parece?
- No lo sé. - Conseguí que mi tono sonase sincero.
- ¡Hombre! Si le perjudiqué creo que debo compensar de alguna manera, ¿no?
- Depende. - Esta era la primera grieta en la que noté que podía introducir una cuña. - Por lo general debería ser suficiente con una disculpa... - y este es el golpe con el que afianzo la cuña.
- ¡Claro! Pero es que yo me he disculpado tantas veces - me dice riendo - que ya es insuficiente. Ahora tengo que hacer algo más.
- ¿Por qué? - Busco incomodarla.
- Porque si no no me perdonará.
- ¿Te interesa estar con alguien que no te perdone cuando te equivoques? -
- Si he de ser sincera, me ha perdonado muchas veces, tal vez demasiadas. No sé si yo soy digna de ser perdonada solamente.
- ¿Te interesa estar con alguien que te permite que repitas tus errores? - La cara que pone indica que esta pregunta si que la ha desconcertado. - Tal vez el hecho de que te perdone indefinidamente es lo que hace que no aprendas. Y como no aprendes... - unos segundos de silencio expectante - Vas subiendo la apuesta, tanto en drama como en compensación. Y puede ser que, al final, a él le salga a cuenta aguantar tus crisis porque le compensas de sobra...
- ¿Qué quieres decir?
- Tal vez el precio que pagas por obtener ese perdón es más caro que los beneficios que obtienes por poder pegarte una juerga de esas tuyas de alcohol y coca. ¿Te has parado a pensarlo?
- No sé... ¿Quieres decir? - Dice obviamente incómoda.
- No necesito saber cómo compensas a tu pareja, pero diría por la reacción que tienes que parece que pagas mucho más de lo que obtienes...
- ¿Y por qué crees que lo hago?
- Porque no quieres plantearte las cosas de otra manera.
- Eso suena a que soy tonta...
- Bueno, un poco sí. Pero no por tonta, si no por miedo a lo que no conoces. Prefieres perpetuar un bucle que no te compensa lo suficiente... Ya te he dicho antes, creo que quien sale beneficiado en esta historia es él. Creo que le sobrecompensas...
- Pero es que yo creo que le quiero.
- Seguro, pero ¿te gustaría quererle de otra manera? ¿sin sobrecompensaciones? ¿O es que sólo sabes relacionarte así?
- ¿Cómo?
- Desde el sacrificio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio para compartir información y experiencias, de forma que el respeto y la cordialidad deben guiar tu escritura. Gracias por tu aportación.